Emiratos Arabes Unidos, Qatar, Kuwait y demás países del Golfo Pérsico podrán mantener la estabilidad soical sin hacer reformas

¿Las llamas en Túnez y Egipto alcanzarán a otras autocracias?

FUENTE

AP

08/02/2011 11:44

DUBAI, 8 de febrero.- Había apenas unas decenas de mujeres saudíes en un acto para reclamar la libertad de presos que, dicen, fueron vinculados injustamente con las milicias, pero ese pequeño acto desafiante en Riad es parte de un proceso mayor y los autócratas del Golfo Pérsico se preguntan si las ondas generadas en Egipto están llegando a sus orillas.

Por ahora no se puede pronosticar si habrá manifestaciones —y de qué magnitud— en una región cuyos símbolos son los rascacielos de lujo, los jeques y monarcas superpoderosos y algunas de las bases militares más importantes de Estados Unidos.

La ausencia de multitudes en concentraciones convocadas en Siria la semana pasada también pone de manifiesto que la seguridad estatal todavía es capaz de impedir la propagación de las llamas desde Egipto y Túnez: la represión implacable es otra característica de los estados del golfo.

Sin embargo, no hay escasez de señales de que los grupos reformistas en la región tratan de aprovechar la oportunidad.

La inusual protesta del sábado en Riad se produjo una semana después del lanzamiento en Facebook de una página en la que activistas saudíes exigen más empleos y responsabilidad política en el primer exportador mundial de petróleo.

Las redes sociales están convocando a protestas la semana entrante en Bahrein y para marzo en Kuwait, los dos estados del Golfo donde la oposición política está más organizada.

En Emiratos Arabes Unidos —donde la opinión pública es casi inexistente— hay pedidos de renovación en el consejo asesor del gobierno, de 40 miembros, como respuesta a las conmociones que comenzaron en diciembre en Túnez y actualmente remecen Egipto.

“Habrá presiones en el Golfo a favor de reformas en cuestiones como la corrupción, los abusos de poder y una voz mayor para la sociedad civil”, dijo Mustafa Alani, analista regional en el Centro de Investigaciones del Golfo en Dubai.

“Los sucesos de Túnez podrían volver a estas familias dominantes un poco más flexibles ante el viento”, agregó.

Sin embargo, Alani cree que los reclamos de cambios no incluirán la caída de los regímenes centrados en las tribus.

“Esta es una línea roja porque, simplemente, no existen alternativas”, acotó.

Con todo, la menor grieta en el statu quo en el Golfo será observada atentamente en Occidente, que tiene profundos lazos económicos y militares en la región.

Washington depende de sus aliados árabes en el Golfo como primera línea de contención de la influencia iraní y anfitriones de bases cruciales del Pentágono, como las enormes bases aéreas y la sede de la Quinta Flota en Bahrein.

Era una elección, ya que el riesgo de incertidumbre política es tan bajo. Algunas dinastías del Golfo se remontan al pasado pobre de la región, antes de que el petróleo fuera rey. Adicionalmente, sus actitudes frente al poder siguen enraizadas en la tradición del desierto: mantener el poder de decisión en pocas manos.

Algunos países, como Kuwait, han creado parlamentos capaces de cuestionar a las autoridades. Otros tienen consejos asesores con poderes limitados, como en EAU y Qatar, cuya red Al-Yazira, financiada por el estado, ha recibido acusaciones de fomentar las protestas con su intensa cobertura de Túnez y Egipto.

“Es el talón de Aquiles del Golfo”, dijo Christopher Davidson, especialista en el Golfo de la Universidad de Durham, Inglaterra. “Tal vez se cree que puede haber cambios en otras partes del mundo árabe, pero no quieren que se acerque demasiado”.

En algún sentido, el cambio ya está en el umbral.

Un grupo kuwaití autotitulado la Quinta Cerca utiliza Twitter para convocar a rebelarse contra las “prácticas antidemocráticas” del gobierno, acusado por la oposición parlamentaria de abusos fiscales e intentos de restringir las libertades políticas.

En Bahrein, una página en Facebook y otras redes convocan a una manifestación contra el gobierno para el 14 de febrero, aniversario de la constitución de 2002, que además de crear un parlamento electo dio el voto a las mujeres.

“Los estados del Golfo no están tan lejos de lo que sucedió en Túnez y Egipto”, dijo Ali Fakhron, analista político en Bahrein.

“¿Por qué? Porque los jóvenes árabes tienen reclamos similares: trabajo, libertad, la sensación de ser oprimidos por sus líderes. La revolución tunecina y ahora Egipto, difunden nuevos principios y una nueva definición para la juventud árabe”.

jrr

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s