El litoral de Vinaròs echa chispas

FUENTE

Después del puerto de Castellón, cuyo Ayuntamiento dio el visto bueno a la planta de biodiésel en la dársena sur, Vinaròs se ha convertido en el gran polo de atracción de los proyectos energéticos más ambiciosos de la provincia, e incluso de la Comunitat y del país, de cara al futuro. Se trata del depósito de gas subterráneo en el antiguo yacimiento petrolífero Castor, con la planta de distribución en tierra que lleva aparejada, y del parque eólico marino. Ambos tienen su principal emplazamiento en el mar, frente a la costa de Vinaròs. Y ambos han generado una sonora contestación social y política en la comarca del Baix Maestrat y en la vecina del Montsià tarraconense, en gran medida, alentada por los titubeos y cambios de postura del Gobierno central.

El proyecto Castor es el que está más cerca de convertirse en una realidad. Hace pocas fechas el grupo empresarial de Florentino Pérez, ACS, confirmó su liderazgo en la composición empresarial de la iniciativa. El Gobierno, los expertos y el sector cerámico castellonense coinciden en que se trata de un proyecto necesario y casi imprescindible para atender la creciente demanda de gas en Castellón, la Comunitat y España.

El almacén subterráneo de gas natural, cuya entrada en funcionamiento está prevista a finales de 2010 con una inversión de más de 1.200 millones de euros, se convertirá en la instalación de estas características de mayor capacidad de la Península Ibérica y tendrá un carácter estratégico, ya que podría suministrar hasta un tercio de la demanda diaria actual del sistema durante 50 días.

El proyecto también contempla una planta de distribución de gas para conectar con el gasoducto. Pero el Ministerio de Industria todavía no ha concretado su ubicación, después de que la intención inicial de instalarla junto a la costa generara la oposición de todos los ayuntamientos de la comarca.

El pasado septiembre la primera manifestación celebrada en contra del proyecto de planta en tierra congregó a más de 5.000 personas. Como consecuencia de las movilizaciones y las iniciativas políticas el departamento de Joan Clos accedió a que su ubicación sea en el interior y alejada de núcleos urbanos. Pero las voces contrarias aún no han sido acalladas.

El proyecto Castor llegaba a la comarca después de haberse calmado las aguas tras la propuesta de parque eólico marino por parte de Capital Energy, que preveía la instalación de 128 aerogeneradores a 2,5 millas del litoral de Vinaròs. Después de largos meses de protestas, en 2005 fue desestimado por el Ministerio de Medio Ambiente y los pescadores, ayuntamientos y plataformas contrarias creían haber ganado la partida.

Sin embargo, el Gobierno ha admitido ahora, como avanzó este periódico la semana pasada, que el parque eólico marino puede reactivarse después del Real Decreto aprobado el julio para regular estas instalaciones, que la costa de Vinaròs reúne las condiciones idóneas y que, de hecho, hay cinco empresas que han presentado un plan para desarrollarlo. Y los pescadores y el Ayuntamiento están que echa chispas otra vez…

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s