La auditora concluye que Castor cumple todos los requisitos para almacenar gas

FUENTE

30.03.14 -00:10 –

El pasado domingo, LAS PROVINCIAS publicó declaraciones del vicepresidente del Colegio Nacional de Geólogos, José Luis Barrera, en las que advertía lo que corrobora el estudio. Advertía de la existencia de «una auditoría que aclara que todo está correcto».

El estudio realizado contiene más de 500 folios en los que se realiza «un exhaustivo análisis técnico y metodológico» de la planta de gas de Vinaròs. Asimismo, cifra la inversión total en 1.461.420.813,84, similar a la presentada por Escal. En ese sentido, la sociedad noruega explica en el informe que el «costo de capital (y los futuros gastos de explotación) empleado por las instalaciones son razonables para este tipo de proyectos».

Técnicamente preparada

Por otra parte, añade que la plataforma «está técnicamente preparada para llevar a cabo lo que se propone en términos de disponibilidad de almacenar y entregar gas; cuenta con una configuración de diseño de procesos adecuada, tiene suficientes técnicas de seguridad para realizar las operaciones y se ha diseñado con la integridad apropiada y los códigos correctos».

Esa es una de las principales conclusiones a las que llega la auditoría contratada por el Ministerio de Industria, que pese a todos sigue sin explicar qué información tiene con respecto a la planta de Vinarós que lleva parada temporalmente desde hace más de seis meses.

Entre septiembre y octubre el Golfo de Valencia sufrió el azote de más de 500 microseísmos. Incluso en cuatro ocasiones su dimensión fue mayor y pasaron a ser terremotos de más de cuatro grados en la escala de Richter. Pese a lo ocurrido, en varios foros y charlas con expertos en geología, el presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, sabiendo ya lo que decía la auditoría noruega, ha asegurado que la «infraestructura es segura y fiable». Aunque en esos mismas coloquios algunos de los presentes no se mostraron tan convencidos de ello.

«Escal ha actuado como operador prudente en cuanto a las cuestiones geomecánicas referentes al almacenamiento de gas y en relación a una posible sismicidad inducida» por parte de su inyección de gas, añade el análisis de DVN. En ese sentido, el máximo dirigente de Escal ha apuntado también que el proyecto necesitó hasta 42 autorizaciones diferentes a pesar de «encontrarse en una de las zonas de menor peligrosidad sísmica de todo el mar Mediterráneo».

La empresa noruega añade que durante su revisión del almacén encontró «que Escal tomó medidas para asegurar la comprensión del yacimiento, la contención de hidrocarburos y la supervisión de las estructuras del subsuelo», así como que planeó «las operaciones de almacenamiento de gas dentro de las limitaciones que le recomendaron los especialistas en ingeniería del subsuelo» del Instituto Geográfico y Minero de España (IGME).

No son los únicos requisitos que a estudiado la auditora para confirmar la idoneidad del proyecto Castor. Otro de los puntos clave en los que también se ha fijado ha sido en la estructura de la plataforma -cabe recordar que existen dos construcciones, una en el mar y otra en el término municipal de Vinarós-.

DNV señala que en el Proceso de Revisión del Diseño «no se han encontrado problemas importantes en cuanto a la capacidad de la planta para cumplir con sus requisitos de inyección y producción» de gas, así como que cumple «o excede los requisitos de las Bases de Diseño», que son el conjunto de condiciones que se tienen en cuenta a la hora de proyectar una instalación o producto.

Los pozos

Todo esto en relación a lo que se ve, pero también se han visto las instalaciones de almacenaje, los conductos que llevaron hasta el 16 de septiembre el gas colchón que se inyectó hasta el subsuelo. En este caso, la conclusión de Det Norske Veritas es similar a las anteriores, puesto que advierte de que la revisión «de ingeniería ha examinado en detalle el número, funciones y calidad de los pozos perforados y ha encontrado que en su mayor parte han sido planificados y perforados profesionalmente».

Como es lógico, también se tuvo en cuenta en la revisión la situación del ecosistema que rodea a la plataforma y las cuestiones ecológicas. Así, la empresa noruega asegura que se ha «demostrado que el cumplimiento ambiental se ha seguido de cerca durante todo el proyecto y que no hay motivos de preocupación» en ese sentido.

A pesar de todas estas conclusiones positivas que sostiene la auditora DNV sobre el proyecto Castor, desde el Ministerio de Industria siguen sin aclarar qué va a suceder con la plataforma. De hecho, se han solicitado -y están en marcha- más estudios que permitan tomar la solución más conveniente tras los problemas acaecidos.

El pasado domingo, LAS PROVINCIAS publicó declaraciones del vicepresidente del Colegio Nacional de Geólogos, José Luis Barrera, en las que advertía lo que corrobora el estudio. Advertía de la existencia de «una auditoría que aclara que todo está correcto».

El estudio realizado contiene más de 500 folios en los que se realiza «un exhaustivo análisis técnico y metodológico» de la planta de gas de Vinaròs. Asimismo, cifra la inversión total en 1.461.420.813,84, similar a la presentada por Escal. En ese sentido, la sociedad noruega explica en el informe que el «costo de capital (y los futuros gastos de explotación) empleado por las instalaciones son razonables para este tipo de proyectos».

Técnicamente preparada

Por otra parte, añade que la plataforma «está técnicamente preparada para llevar a cabo lo que se propone en términos de disponibilidad de almacenar y entregar gas; cuenta con una configuración de diseño de procesos adecuada, tiene suficientes técnicas de seguridad para realizar las operaciones y se ha diseñado con la integridad apropiada y los códigos correctos».

Esa es una de las principales conclusiones a las que llega la auditoría contratada por el Ministerio de Industria, que pese a todos sigue sin explicar qué información tiene con respecto a la planta de Vinarós que lleva parada temporalmente desde hace más de seis meses.

Entre septiembre y octubre el Golfo de Valencia sufrió el azote de más de 500 microseísmos. Incluso en cuatro ocasiones su dimensión fue mayor y pasaron a ser terremotos de más de cuatro grados en la escala de Richter. Pese a lo ocurrido, en varios foros y charlas con expertos en geología, el presidente de Escal UGS, Recaredo del Potro, sabiendo ya lo que decía la auditoría noruega, ha asegurado que la «infraestructura es segura y fiable». Aunque en esos mismas coloquios algunos de los presentes no se mostraron tan convencidos de ello.

«Escal ha actuado como operador prudente en cuanto a las cuestiones geomecánicas referentes al almacenamiento de gas y en relación a una posible sismicidad inducida» por parte de su inyección de gas, añade el análisis de DVN. En ese sentido, el máximo dirigente de Escal ha apuntado también que el proyecto necesitó hasta 42 autorizaciones diferentes a pesar de «encontrarse en una de las zonas de menor peligrosidad sísmica de todo el mar Mediterráneo».

La empresa noruega añade que durante su revisión del almacén encontró «que Escal tomó medidas para asegurar la comprensión del yacimiento, la contención de hidrocarburos y la supervisión de las estructuras del subsuelo», así como que planeó «las operaciones de almacenamiento de gas dentro de las limitaciones que le recomendaron los especialistas en ingeniería del subsuelo» del Instituto Geográfico y Minero de España (IGME).

No son los únicos requisitos que a estudiado la auditora para confirmar la idoneidad del proyecto Castor. Otro de los puntos clave en los que también se ha fijado ha sido en la estructura de la plataforma -cabe recordar que existen dos construcciones, una en el mar y otra en el término municipal de Vinarós-.

DNV señala que en el Proceso de Revisión del Diseño «no se han encontrado problemas importantes en cuanto a la capacidad de la planta para cumplir con sus requisitos de inyección y producción» de gas, así como que cumple «o excede los requisitos de las Bases de Diseño», que son el conjunto de condiciones que se tienen en cuenta a la hora de proyectar una instalación o producto.

Los pozos

Todo esto en relación a lo que se ve, pero también se han visto las instalaciones de almacenaje, los conductos que llevaron hasta el 16 de septiembre el gas colchón que se inyectó hasta el subsuelo. En este caso, la conclusión de Det Norske Veritas es similar a las anteriores, puesto que advierte de que la revisión «de ingeniería ha examinado en detalle el número, funciones y calidad de los pozos perforados y ha encontrado que en su mayor parte han sido planificados y perforados profesionalmente».

Como es lógico, también se tuvo en cuenta en la revisión la situación del ecosistema que rodea a la plataforma y las cuestiones ecológicas. Así, la empresa noruega asegura que se ha «demostrado que el cumplimiento ambiental se ha seguido de cerca durante todo el proyecto y que no hay motivos de preocupación» en ese sentido.

A pesar de todas estas conclusiones positivas que sostiene la auditora DNV sobre el proyecto Castor, desde el Ministerio de Industria siguen sin aclarar qué va a suceder con la plataforma. De hecho, se han solicitado -y están en marcha- más estudios que permitan tomar la solución más conveniente tras los problemas acaecidos.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s