Category Archives: Democracia

Fracking: la tierra de promesas incumplida.

FUENTE

Frackademia y los intereses cruzados. ¿Ponen en peligro la democracia los lobbys?

Promised Land (Tierra Prometida) del director Josh Fox muestra lo que está ocurriendo en Pennsylvania donde la industria energética está utilizando la tecnología del fracking.  Ante el terror de la contaminación del agua, del suelo y del aire aparece una rebelión contra esos pozos a los que se les inyecta brebaje de productos químicos, protegidos bajo patentes, que arrastra a la superficie esos tóxicos y, con él, metano, incluso, material radioactivo.

Matt Damon encarna, en Promised Land, un agente comercial que intenta que le arrienden sus tierras propietarios de comunidades rurales para hacer perforaciones de fracking. Su trabajo consiste en lograr esa “comunicación exitosa” sobre las ventajas que ofrece el fracking. También los productos estructurados financieros estaba cargados de bondades.

Antes del estreno de la película Chevron sacó una campaña a favor del fracking tituladahuman energy. (http://www.chevron.com/weagree/?statement=shale&index=1). Trasmite ideas sencillas, claras y contundentes que llegan al público: “muchos estados tiene la suerte de estar sentados en grandes cantidades de este recurso… traerán empleo, desarrollo y energía limpia”. Todo un ejercicio descontaminación simbólica. Tras la cual aparece una contaminación ética, política e institucional.

Antes del estreno de la película la industria del petróleo, tras la cual está el fracking, acusaba la película de estar financiada por la industria del petróleo, en concreto, por Abu Dhabi –familia real de los Emiratos Árabes, que financia fútbol, Hollywood… y, sobretodo, las energías renovables obteniendo sede la Agencia Internacional de Energía Renovables). Denunciaba un “conflicto de intereses” por la media docena de películas financiadas por Abu Dhabi. Todo esto es una anécdota bajo la cual emerge un verdadero conflicto de intereses entre la industria energética, las universidades, las instituciones políticas, medios de comunicación, etc.

Frackademia: las condiciones de definición.

El anuncio de Chevron fue realizado por la ingeniería ambiental de la Universidad de Pittburgh que, de forma filantrópica, recibe financiación de la corporación. Amy Mall de Natural Resource Defende Coincuil (http://switchboard.nrdc.org/) señalaba que el trabajo científico de Universidades sobre el fracking se central en buscar técnicas más baratas y eficientes; no se preocupan sobre la salud pública, ni el medio ambiente.

Frackademia es un neologismo que designa este “conflicto de intereses” entre la industria del fracking y la financiación de las universidades. Para la industria es el medio más eficiente y barato para ganar influencia en las élites políticas –que ante cuestiones complejas se dejan asesorar por expertos de universidades que consideran un “árbitro neutral”. John F. Kennedy dijo hace cuatro décadas que “los lobbistas me hacen entender un problema en diez minutos, mientras mis colaboradores tardan semanas”. Olvida que las decisiones política, por más compleja la materia, no se agotan en el conocimiento, exige de la deliberación y legitimidad democrática. Tim Considine, ahora economistas de la Universidad de Wyoming, realizó un estudio en 2009 para convencer a los legisladores y los reguladores que suprimieran un impuesto estatal a las perforaciones; ocultó la financiación recibida por parte de la industria del fracking. También logró que hasta 2015 no ha de cumplir las leyes de la EPA -de protección ambiental.

Emerge una nueva modalidad de I+D consistente en encargar a las Universidades estudios cuyo fin es la “descontaminación simbólica”. Una nueva profesión de negar el riesgo, sea financiero, ecológico, político corrompe la democracia.

Marcellus Shele canceló la financiación de programas de investigación en la Universidad de Pennsylvania alegando parcialidad -no negaban con fuerza los riesgos. Los investigadores fueron despedidos. Terry Engelder, del Departamento de Geología, se había  negado a participar en estos estudios, “no es la forma con la que le gustaría a uno ser visto por el mundo”. Prefiere publicar en Nature artículos como Should fracking stop?

La” edad de piedra” o lobbylandia.

Chevron, además de comunicación ambiental, patrocina investigación sobre el fracking en las más importantes universidades del estado de Pennsylvania. ¿Pueden ser estos estudios financiados por la industria de fiar? La situación es tan insostenible que la Universidad de Texas y Universidad de Buffalo enviaron un mensaje a la industria: “nuestras universidades no están en venta”. Otras si están en venta. La Universidad de Michigan anunciaba un estudio de impactos del fracking con un comité formados por institutos con adjetivos de sostenible vinculados al sector del fracking (http://graham.umich.edu/ia/hydraulic-fracturing_steering-committee.php).

¿Qué gobierno tiene capacidad de replicar informes con una jerga ecológica de prestigiosas Universidades que aseguran que el fracking por reducir los costes energéticos, en Estados Unidos, en 280.000 millones de dólares anuales, con un efecto de 16.000 millones de dólares adicionales para las economías de Pensilvania, Virginia Occidental y Nueva York y crear 184.000 empleos? Y, encima, se presenta como la solución al cambio climático y la dependencia energética. Basta hinchar ventajas y minimizar dificultades.

Ante la propuesta de Barack Obama de endurecer la regulación de fracking salieron con una atroz  John Dunham & Asssociates, calculan en 253.839 dólares el coste adicional por pozo de dichas medidas. Un sobre coste de 1,5 mil millones anuales -20 veces más que el s estimado por la administración (http://westernenergyalliance.org/wp-content/uploads/2009/05/John-Dunham-Associates-Economic-Analysis-of-BLM-Fracing-Regulations-FINAL.pdf). Las energía renovables quedaron marginadas en las elecciones presidenciales.

Steven Chu, premio Nobel y Secretario de Estado de Energía de Obama, en una carta desafiante expone los argumentos por los renuncia a seguir en el cargo. Sus detractores no se anduvieron con rodeos: “que se pudra” (Good Riddance). Su carta lamenta los dementes argumentos que han frenado el desarrollo de las energías renovables, mientras China se nos ha adelantado como potencia tecnológica, se ha dado cuenta del potencial del mercado emergente. Con ironía desoladora califico la estupidez de los que sigues buscando formas de extraer combustibles fósiles de las rocas. Calificaba la experiencia en la administración de honor y, a la vez, de retroceder a la “edad de la piedra”(http://www.doe.gov/articles/letter-secretary-steven-chu-energy-department-employees-announcing-his-decision-not-serve).

La corrupción sistémica “benévola”.

Thomas O.McGarity y Wendy E.Wagner de la Universidad de Texas han publicado Bending Science (Ciencia torcida). En él repasa cruce de intereses económicos que corrompen la investigación e influyen en la toma de decisiones políticas con casos concretos, por ejemplo, los 400.000 dólares recibidos por la Universidad de Texas de la industria del fracking para que desarrollaran un reglamento de protección ambiental a la carta (http://filebox.vt.edu/users/jemille6/PhilEvRelReg/Wendy%20Wagner%20Bending%20Science.nyu%201.pdf).

Las nuevas relaciones de definición desplaza las viajes relaciones de trafico de influencia, repartos de sobres -que hemos visto estos días en la política. Marco Bülow, diputados del SPD, denuncia en su web esa “exagerada presión de los mercados sobre la política, la formación de poderosas élites lleva a una pérdida de poder de los parlamentos, una falta de transparencia, unos excesos de presión que pone en peligro la democracia”. Se trata de esa otra desigualdad de la política frente los mercados y el dinero. Ademas de tener el dominio de las “condiciones de producción -y de destrucción-” controlan las “condiciones de definición” imponiendo su voluntad al resto de la sociedad.

Resulta insoportable para los ciudadanos el grado de corrupción sistémica. Los ingenieros financieros que provocan la crisis, definen esta y propone soluciones. “La democracia es la antítesis de imperio de camarillas de poder que son capaces de crear consensos, definir la crisis e imponer sus soluciones” -señala Marco Bülow. Sólo reforzando la transparencia, el servicio publico de la política, la autonomía e independencia frente a grandes poderes globales, podremos acertar en salir de la crisis financiera, ecológica y democrática. La política es parte de la solución, no del problema. Hollywood y el cuarto poder aparecen ser la última trinchara del vacío democrático. Aún la sociedad civil no está en venta.

Emiratos Arabes Unidos, Qatar, Kuwait y demás países del Golfo Pérsico podrán mantener la estabilidad soical sin hacer reformas

¿Las llamas en Túnez y Egipto alcanzarán a otras autocracias?

FUENTE

AP

08/02/2011 11:44

DUBAI, 8 de febrero.- Había apenas unas decenas de mujeres saudíes en un acto para reclamar la libertad de presos que, dicen, fueron vinculados injustamente con las milicias, pero ese pequeño acto desafiante en Riad es parte de un proceso mayor y los autócratas del Golfo Pérsico se preguntan si las ondas generadas en Egipto están llegando a sus orillas.

Por ahora no se puede pronosticar si habrá manifestaciones —y de qué magnitud— en una región cuyos símbolos son los rascacielos de lujo, los jeques y monarcas superpoderosos y algunas de las bases militares más importantes de Estados Unidos.

La ausencia de multitudes en concentraciones convocadas en Siria la semana pasada también pone de manifiesto que la seguridad estatal todavía es capaz de impedir la propagación de las llamas desde Egipto y Túnez: la represión implacable es otra característica de los estados del golfo.

Sin embargo, no hay escasez de señales de que los grupos reformistas en la región tratan de aprovechar la oportunidad.

La inusual protesta del sábado en Riad se produjo una semana después del lanzamiento en Facebook de una página en la que activistas saudíes exigen más empleos y responsabilidad política en el primer exportador mundial de petróleo.

Las redes sociales están convocando a protestas la semana entrante en Bahrein y para marzo en Kuwait, los dos estados del Golfo donde la oposición política está más organizada.

En Emiratos Arabes Unidos —donde la opinión pública es casi inexistente— hay pedidos de renovación en el consejo asesor del gobierno, de 40 miembros, como respuesta a las conmociones que comenzaron en diciembre en Túnez y actualmente remecen Egipto.

“Habrá presiones en el Golfo a favor de reformas en cuestiones como la corrupción, los abusos de poder y una voz mayor para la sociedad civil”, dijo Mustafa Alani, analista regional en el Centro de Investigaciones del Golfo en Dubai.

“Los sucesos de Túnez podrían volver a estas familias dominantes un poco más flexibles ante el viento”, agregó.

Sin embargo, Alani cree que los reclamos de cambios no incluirán la caída de los regímenes centrados en las tribus.

“Esta es una línea roja porque, simplemente, no existen alternativas”, acotó.

Con todo, la menor grieta en el statu quo en el Golfo será observada atentamente en Occidente, que tiene profundos lazos económicos y militares en la región.

Washington depende de sus aliados árabes en el Golfo como primera línea de contención de la influencia iraní y anfitriones de bases cruciales del Pentágono, como las enormes bases aéreas y la sede de la Quinta Flota en Bahrein.

Era una elección, ya que el riesgo de incertidumbre política es tan bajo. Algunas dinastías del Golfo se remontan al pasado pobre de la región, antes de que el petróleo fuera rey. Adicionalmente, sus actitudes frente al poder siguen enraizadas en la tradición del desierto: mantener el poder de decisión en pocas manos.

Algunos países, como Kuwait, han creado parlamentos capaces de cuestionar a las autoridades. Otros tienen consejos asesores con poderes limitados, como en EAU y Qatar, cuya red Al-Yazira, financiada por el estado, ha recibido acusaciones de fomentar las protestas con su intensa cobertura de Túnez y Egipto.

“Es el talón de Aquiles del Golfo”, dijo Christopher Davidson, especialista en el Golfo de la Universidad de Durham, Inglaterra. “Tal vez se cree que puede haber cambios en otras partes del mundo árabe, pero no quieren que se acerque demasiado”.

En algún sentido, el cambio ya está en el umbral.

Un grupo kuwaití autotitulado la Quinta Cerca utiliza Twitter para convocar a rebelarse contra las “prácticas antidemocráticas” del gobierno, acusado por la oposición parlamentaria de abusos fiscales e intentos de restringir las libertades políticas.

En Bahrein, una página en Facebook y otras redes convocan a una manifestación contra el gobierno para el 14 de febrero, aniversario de la constitución de 2002, que además de crear un parlamento electo dio el voto a las mujeres.

“Los estados del Golfo no están tan lejos de lo que sucedió en Túnez y Egipto”, dijo Ali Fakhron, analista político en Bahrein.

“¿Por qué? Porque los jóvenes árabes tienen reclamos similares: trabajo, libertad, la sensación de ser oprimidos por sus líderes. La revolución tunecina y ahora Egipto, difunden nuevos principios y una nueva definición para la juventud árabe”.

jrr