Category Archives: Economia

El Proyecto Castor se financió a través de los bonos público-privados ‘Europe 2020 Poject Bond’

FUENTE

La diputada de EU en el Parlamento Europeo Marina Albiol preguntará a la Comisión Europea (CE) por la intervención del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en el proyecto Castor, “un auténtico fracaso que puede costar al erario público 1.700 millones de euros, millones que saldrán de los bolsillos de todos nosotros”, ha dicho. La eurodiputada ha recordado en un comunicado que este proyecto “ha sido financiado a través de los bonos público-privados ‘Europe 2020 Poject Bond’, creados para la financiación de infraestructuras. “Tenemos claro que el papel que juega el BEI en todo este asunto será crucial para que finalmente la salida sea en favor de los intereses de los ciudadanos o sea en beneficio del sector privado”, ha añadido.

Albiol ha señalado que su grupo preguntará a la CE si “a la luz de los riesgos medioambientales producidos, esta inversión se adapta a los objetivos ambientales marcados por el propio BEI”. Además, también interpelará en referencia a la supresión de estos bonos “para proteger los intereses de los estados miembros en lugar de los intereses de los inversionistas privados”. Así mismo, “dada la enorme cantidad de terremotos producidos por la inyección de gas en el almacén subterráneo”, Albiol quiere saber si en los estudios de impacto medioambiental de proyectos de inyección de gas en el subsuelo “se considerarán detalladamente los riesgos sísmicos antes de autorizar un proyecto

Explayarse de la CRISIS SÍSMICA DEL PROYECTO CASTOR DE VINARÒS

FUENTE

Explayarse, Vinaròs, Terremotos, Crisis sísmica, Proyecto Castor,

Explayarse es desconectar dels terràtremols

La Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo ha lanzado esta semana una campaña de promoción bajo el nombre ‘Explayarse’ que pretende fomentar el turismo en el norte de la provincia, y especialmente en las ciudades de Vinaròs, Benicarló, Peñíscola y Alcossebre. 

La campaña ‘Explayarse’ busca trasladar una imagen de relax y de playas idílicas, destinos con mucha luz, tranquilos y seguros, idóneos para el turismo familiar y para poder relajarse y disfrutar de unas vacaciones de descanso, como es el caso de Vinaròs. De este modo, además, se persigue contrarrestar la posible imagen negativa que se haya podido generar con motivo de los movimientos sísmicos ocasionados por la plataforma Castor de almacenamiento de gas.

Desde la Generalitat, ya se han puesto en marcha acciones dirigidas al público en las autonomías que mayor número de turistas emiten hacia Vinaròs, como la propia Comunitat Valenciana, Cataluña y Madrid así como también el sur de Francia, con la finalidad de continuar atrayendo a nuestro territorio a un gran número de visitantes durante todo el año. Esta iniciativa cuenta con un presupuesto de 205.700€ y permanecerá activa hasta finales del verano de 2015.

La concejal de Turismo del Ayuntamiento de Vinaròs, Elísabet Fernández, ha valorado positivamente esta campaña desarrollada por la Generalitat porque “para Vinaròs es muy importante que la Generalitat apoye a las ciudades del norte de la Comunitat en un aspecto tan fundamental para nuestras economías como es el turismo”.

Además ha destacado que “es necesario continuar promocionando el turismo en el norte de Castellón porque tenemos un enorme potencial” y añadió que “gracias a este tipo de campañas Vinaròs está considerado uno de los principales destinos turísticos de nuestra provincia”.

 El ministro de Industria, José Manuel Soria, se mostró de nuevo evasivo sobre el futuro del proyecto Castor al ser preguntado en el Senado por el cierre de la plataforma gasista.

Y es que Soria todavía no ha aclarado qué decisión tomará al respecto y no contestó de manera directa a las preguntas que le formuló la senadora de Esquerra Republicana Ester Capella al respecto. El ministro se limitó a defender las acciones del Gobierno en esta cuestión y recordó que la actividad “está paralizada desde el 26 de septiembre del 2013, cuando se emitió la resolución estatal”, ya que “cada una de las decisiones que toma el Gobierno están encaminadas a garantizar la seguridad ciudadana y ambiental”. A pesar de ser interpelado sobre la posible indemnización millonaria a la empresa Escal UGS o la opacidad a la hora de “esconder informes sísmicos durante cinco meses”, Soria insistió en poner de relieve la actuación del PP en los dos últimos años y medio con “la reducción de la retribución para la mercantil en el sistema gasista y la modificación de la autorización, que pasó de definitiva a provisional”. LÉALO INTEGRO EN MEDITERRÁNEO.

Desmantelar el Castor: 143 millones

FUENTE

RAMON OLIVARES RUIPÉREZ 29/06/2014

La renuncia de Escal UGS a gestionar el almacén de gas subterráneo Castor, ubicado frente a las costas de Vinaròs, abre la puerta a una posibilidad hasta ahora prácticamente insospechada, aunque largamente demandada por muchos sectores sociales: el desmantelamiento de la instalación. Esto tendría un coste de al menos 143 millones de euros, según se recoge en el Real Decreto 855/2008, aprobado el 16 de mayo de aquel año y firmado por el anterior ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián.

Esta provisión podría ser insuficiente para llevar a cabo el desmantelamiento, habida cuenta del incremento de costes que registró la construcción de la infraestructura. Esta es una hipótesis en medio de un proceso de renuncia que todavía está dando sus primeros pasos, pero en el cual el actual ministro de Energía, José Manuel Soria, ya ha reconocido que el Estado deberá pagar la indemnización.

Indústria inclourà el cost del Castor en la nova reforma del gas

FONT

El Ministeri d’Indústria, Energia i Turisme dissenyarà la reforma del sistema gasista a partir d’un escenari de costos en el qual s’incloga el relacionat amb el magatzem subterrani de gas de Castor, segons ha indicat el secretari d’Estat d’Energia, Alberto Nadal, en una trobada amb la premsa.

L’activitat d’ompliment de gas en este magatzem va quedar suspesa l’any passat a causa dels més de 500 sismes detectats a la zona. Malgrat això, la repercussió del seu cost sobre la tarifa és previsible, ja siga per la seua hipotètica entrada en operació o per la possibilitat que els promotors revertisquen la instal·lació a l’Estat.

Nadal ha indicat que Indústria vol tenir “la màxima informació” sobre “què fer amb els mil i escaig milions” de cost de la infraestructura. “Hem de ser molt prudents” i trobar una solució que reconega la inversió al “mínim cost” per als consumidors, ha dit.

Conforme a la clàusula de l’acord de concessió del Castor el 2008, l’empresa Escal UGS, participada per ACS i la canadenca CLP, té l’opció de renunciar per escrit a la infraestructura. “És aquí quan el Govern haurà de decidir com es paga”, ha apuntat Nadal.

El secretari d’Estat d’Energia no ha precisat si el Castor podrà entrar en operació. “La pregunta del milió no és saber què ha passat, sinó saber què passarà en cas que funcione”, i de moment “ningú” ha estat capaç d’oferir una resposta, ha dit. “Hem d’estar molt segurs” i recaptar la informació “comportarà molt temps”, ha afegit.

També ha reconegut que “avui dia” el sistema gasista “no té necessitat” d’este magatzem, que es va construir amb unes previsions de demanda molt superiors a les actuals. “Si comencéssem des de zero, diríem que no a la seua construcció”, si bé, ha afegit, “això no vol dir que d’aquí a deu anys no es necessite”.

El Govern pretén que la reforma del sistema gasista entre en vigor l’1 de gener de 2015. Per acabar amb el dèficit de tarifa de “700 o 800 milions d’euros” el Govern fixarà un “escenari raonable d’evolució de demanda fins a 2020” i condicionarà la revisió de la retribució a les variacions de demanda.

La reforma de la ley de impacto ambiental hará más probables sucesos como el de la plataforma Castor

FUENTE

Ecologistas en Acción valora la evaluación de impacto ambiental en España al hilo de lo acaecido en el proyecto “Castor”. Para la organización ecologista el riesgo ambiental o no se evalúa o no se considera por las administraciones responsables. Además, la nueva Ley estatal de Evaluación Ambiental que se tramita estos días en el Parlamento da un peligroso paso atrás en esta materia.

El caso de la Plataforma Castor ha puesto sobre la mesa las notables deficiencias en la evaluación de los riesgos ambientales, en este caso de carácter sísmico, asociados al proyecto. Cada día que pasa está más claro que el nivel de impacto que podía generar la inyección de gas en la plataforma continental del entorno del Delta del Ebro no se evaluó correctamente, ni se consideró como debiera a la hora de aprobar el proyecto.

A día de hoy, predecibles movimientos sísmicos afectan a una población de decenas de miles de personas de las provincias de Castellón y Tarragona. Y eso a pesar de que la empresa impulsora del Proyecto Castor, Escal UGS, realizó numerosos estudios geológicos supuestamente supervisados por el Gobierno que, sin embargo, fueron incapaces de predecir los terremotos que se han producido.

Una revisión de casos concretos de proyectos generadores de riesgos ambientales en España pone de manifiesto que este no es un suceso aislado, sino ejemplo de una casuística mucho más generalizada de lo que se piensa. Situaciones como el terremoto de Lorca, la desecación e incendios de las Tablas de Daimiel, inundaciones, incidentes en las centrales nucleares o los incendios forestales son ejemplos que Ecologistas en Acción recoge en un informe para ilustrar las deficiencias en los procesos de evaluación ambiental previos de esos proyectos. También las nuevas amenazas que representan la fractura hidráulica (fracking), el cementerio de residuos nucleares de Villar de Cañas o las prospecciones petrolíferas en Canarias y el Mediterráneo.

En ellos se revela que tanto el Estado como las Comunidades Autónomas actúan con ligereza, cuando no con manifiesta negligencia a la hora de abordar los riesgos ambientales. La presión de intereses económicos y políticos se deja sentir en todo el proceso de evaluación ambiental y condiciona muchos estudios técnicos, que, a veces, incluso se obvian en la tramitación, determinando el sentido de las declaraciones de impacto ambiental y de las resoluciones aprobatorias, especialmente de los proyectos más conflictivos.

Por su parte, la normativa de impacto ambiental pasa de puntillas sobre la valoración de los riesgos ambientales, sean naturales o de origen antrópico. El contenido de los estudios queda a discreción del órgano ambiental, sin que sea preceptivo por Ley que se evalúen tales riesgos y su posible incidencia en la seguridad y salud públicas o en las condiciones medioambientales.

La nueva Ley estatal de Evaluación Ambiental que se tramita ahora en el Parlamento da incluso un paso atrás en esta materia. Además de mantener este tema en el olvido, se da la potestad a los promotores de tramitar directamente los proyectos sin pasar por un proceso de consulta previa en el que determine el contenido y alcance de los estudios de impacto. Bajo la demagógica justificación de ahorrar tiempo de tramitación, se coarta la posibilidad de que los organismos científicos y el público en general aporten sus inquietudes en este sentido para que todos los riesgos sean debidamente analizados a lo largo de la tramitación y se obtengan declaraciones de impacto bien fundamentadas. La situación actual es que a menudo se ignoran las advertencias de científicos o las controversias que pueda haber en estos ámbitos sobre la evaluación de un determinado riesgo, y con la nueva ley que se tramita esta situación empeorará.

Ecologistas en Acción pide medidas concretas que se incorporen a la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, así como un cambio de actitud en los Gobiernos y en las Administraciones para actuar con el rigor y ecuanimidad necesarios en la toma de decisiones sobre proyectos con riesgos ambientales.

Entre otras medidas plantea que se incorpore como un elemento preceptivo en el contenido de los estudios de impacto ambiental la evaluación de los riesgos ambientales y para la seguridad y salud de las personas, sean de origen natural o antrópico. También que sea preceptiva la consulta previa a las distintas Administraciones y personas físicas o jurídicas interesadas o afectadas por un proyecto en todos los procedimientos de evaluación de impacto ambiental, tal y como ocurría hasta ahora.

Ecologistas en Acción va a trasladar a los grupos parlamentarios y al Gobierno estas propuestas para su incorporación a la nueva Ley de Evaluación Ambiental, así como la petición de que se cree un grupo de trabajo para abordar con mayor amplitud esta cuestión en otras normativas asociadas, como la de responsabilidad ambiental

Se expande por el mundo una nueva burbuja energética: las inversiones en bonos basura para el desarrollo del fracking

FUENTE

En los últimos años, en Estados Unidos ha bajado el precio del gas por el desarrollo de la polémica técnica de la fracturación hidráulica o “fracking”. Sin embargo, esta nueva fiebre del oro se está poniendo en duda por la calificación de las inversiones como bonos basura, es decir, una inversión de alto riesgo de la que se puede ganar mucho o perderlo todo, según Bloomberg.

El fracking, que permite extraer hidrocarburos atrapados entre rocas, tanto gas como petróleo, según el último informe de la Energy Information Administration de Estados Unidos, permitirá que la producción total de petróleo de este país llegue a su cenit en 2019, con 9,61 millones de barriles (diarios). Por eso, los grandes capitales que ven como los tipos de interés de la Reserva Federal siguen en bajos históricos, buscan con avidez nuevos mercados.

Bonos basura para inversiones inciertas

Rice Energy Inc. es un productor de gas natural que busca financiación, y a pesar de que sus créditos son considerados de alto riesgo consiguió 900 millones de dólares en tan solo tres días de abril, unos 150 millones más de los que andaba buscando.

No está mal para la primera emisión de bonos de la compañía, especialmente porque lleva tres años seguidos perdiendo dinero, ha perforado menos de 50 pozos y porque aseguró que gastaría 4,09 dólares por cada dólar que gane en 2014.

El impulso estadounidense en busca de su independencia energética, se está respaldando con préstamos calificados como basura. La cantidad de bonos emitida por las compañías de exploración y producción (de esquistos) se ha multiplicado por nueve, según Barclays Plc. Esto es lo que está permitiendo mantener en pie la revolución de los esquistos, incluso aunque las compañías gasten el dinero más rápidamente de lo que lo ingresan.

La oferta de bonos de Rice Energy de este mes, ha sido calificada como CCC+ por Standard & Poor’s, unos siete niveles por debajo de inversiones de calidad o un nivel por encima de lo que aseguran algunos inversores institucionales. Standard & Poor’s dice que la deuda calificada como CCC es actualmente “vulnerable al impago” y en condiciones adversas, los bonos con esa calificación probablemente no serán devueltos. Aún así, Rice Energy pudo conseguir créditos al 6,25%.

La nueva burbuja especulativa

“Los inversores están bebiendo cantidades industriales de refrescos llenos de burbujas”, dijo Tim Gramatovich, que ayuda a gestionar fondos por más de 800 millones de dólares de Peritus Asset Management LLC. “Los inversores pierden la disciplina. Dejan de hacer cálculos. Se olvidan de la contabilidad. Están soñando sueños y eso es lo que está sucediendo con el auge de los esquistos”.

Según Rodrigo Irurzun, responsable de Energía de Ecologistas en Acción y miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, “una de las razones de esta locura es la necesidad de las empresas energéticas de asegurar a los mercados que van a tener reservas de gas para las próximas décadas, de que son solventes y tienen futuro. Necesitan dar confianza a los inversores y por eso exprimen la vaca todo lo que pueden”.

El fracking se basa en estimaciones

“Todos los estudios que se han hecho sobre los recursos que hay de gas no convencional son estimaciones y además, de esos recursos no se sabe cuánto se puede recuperar, así que los datos sobre las reservas de gas en los países son meras conjeturas”, asegura a EnergyNews Rodrigo Irurzun. “Es cierto que se pueden hacer estudios sísmicos, geológicos, prospecciones e incluso catas para conocer la porosidad de la roca, las capas y los distintos materiales del área a estudiar pero es imposible saber cuánto se podrá extraer de lo que se cree que hay, así que todos los estudios publicados ofrecen datos muy aventurados y poco fiables”.

Un negocio de cubitos de hielo

Los últimos contratiempos de otra de las empresas de fracking, Forest Oil Corp. muestran cómo puede salir el tiro por la culata a la estrategia de pedir prestado continuamente para seguir perforando. Forest vendió 1.300 millones de dólares en activos en 2013 para seguir perforando. Después, en febrero, esta compañía productora de petróleo y gas, anunció resultados decepcionantes de sus acciones en Eagle Ford. Forest no consiguió nuevas entradas de dinero suficientes para mantenerse a flote de sus deudas. Tanto S&P como Moody’s redujeron sus perspectivas de crédito a negativas.

Los bonos de Forest se hundieron. Sus 577,9 millones de dólares de espectaculares notas al 7,25% con vencimiento en 2019, se cambiaron en el mercado a 88 céntimos de dólar el 22 de abril según Trace, el sistema de información de precios de bonos de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera; una caída desde el tope de 98,4 céntimos de dólar del 24 de febrero.

“Se trata de un negocio de cubitos de hielo derritiéndose” dijo Mike Kelly, un analista energético de Global Hunter Securities. “Si tu producción no crece, estás acabado”.

¿A quién beneficia este negocio?

De las 97 compañías de exploración y producción que valora S&P, 75 están por debajo del nivel razonable para conceder créditos. El rendimiento promedio de las compañías energéticas de exploración y producción, valoradas como basura, ha caído al 5,4% del 8,1% a finales de 2009, comparado con una caída del 5,21% desde el 9,06% para todas las compañías valoradas por debajo del nivel aconsejable de inversión, según Barclays.

El acceso al mercado de bonos de alto rendimiento ha permitido a los perforadores de esquistos gastar más dinero que el que recuperan. Las compañías catalogadas como basura (junk) de exploración y producción gastaron el año pasado 2,11 dólares por cada dólar que obtuvieron, según un análisis de Barclays de 37 firmas.

Para Rodrigo Irurzun, “se benefician todas las empresas del sector, uno de los lobbies más poderosos del planeta, porque los hidrocarburos están llegando al final de sus días y el negocio se está cayendo a pedazos. Tienen que aparentar normalidad, que hay nuevos yacimientos, que la rueda sigue girando. Ahora llegan a Europa para seguir manteniendo las expectativas, pero es un perfecto ardid para que los inversores pierdan mucho dinero”.

Fuente original: BloombergShale Drillers Feast on Junk Debt to Stay on Treadmill

El proyecto Castor, en espera de encontrar las causas y prever las consecuencias

El responsable del almacén de gas y dos expertos en geotécnica analizan en el IIE la posible vinculación del mismo con los seísmos producidos en la costa de Castellón y Tarragona

 

El responsable del proyecto Castor, Recaredo del Potro, y dos expertos en geotécnica analizaron el lunes en el Instituto de la Ingeniería de España la posible vinculación del almacén de gas con los seísmos producidos en la costa de Castellón y Tarragona. Recaredo del Potro subrayó que la construcción ha seguido todos los controles exigidos y que colaboran estrechamente con la Red Sísmica Nacional. El catedrático Antonio Soriano, por su parte, cree que es casi seguro que sean las inyecciones de gas las que provoquen los seísmos, pero no ve peligro para las edificaciones en tierra, ya que ha habido casos similares anteriormente. El ingeniero especializado Isaac Álvarez propuso una teoría alternativa, según la cual la roca almacén podría haberse deteriorado por el CO2 existente en el antiguo yacimiento petrolífero de Amposta, ahora utilizado como almacén.

Recaredo del Potro, presidente de Escal UGS, y responsable del proyecto Castor, el almacén de gas situado en el fondo del mar Mediterráneo junto a la costa de Castellón y Tarragona, afirmó ayer que se reanudará o no “según lo que diga el Gobierno”. Del Potro, junto a otros dos expertos en geología, abordó ayer lunes la situación del proyecto Castor en una jornada celebrada en el Instituto de la Ingeniería de España, analizando las cuestiones técnicas y la posible vinculación del almacén con los sismos acontecidos en la zona, en concreto en la ciudad de Vinaròs, la más cercana al complejo.

Del Potro aseguró que “no ha habido un proyecto que haya seguido un sistema tan complejo de autorizaciones administrativas como este; en total, unas 42”. También estimó en más de 100 los sondeos realizados en la zona, cuyos datos han utilizado para prevenir cualquier tipo de problema. “La administración nos obligó a hacer un sondeo específico sobre la roca cobertera”, añadió. Los estudios se han ido realizando “continuamente” desde 2002, incluso después de la concesión, producida en el año 2011.

El responsable de Castor afirmó que las fallas de la zona del almacén están “perfectamente cartografiadas” en los sondeos. Asimismo, añadió, el almacén puede tener, según un estudio realizado en Francia, hasta un aumento de presión de 49 bares, sobre los 180 que tiene en estado de reposo. “Al inyectar el gas aumentamos en 8 bares la presión, en dinámica, y en 6 en estática”, señaló, dejando claro que los 49 quedan muy lejos. “Ni podemos ni queremos llegar a esa presión”, añadió.

Tampoco está habiendo ningún escape de gas, señaló Del Potro, según los datos obtenidos con los manómetros que monitorizan la zona de contacto del gas y del agua.

Del Potro agradeció la colaboración “impecable” con la Red Sísmica Nacional en la observación de los sismos ocurridos recientemente en la zona de Vinaròs. “Según sus datos, los epicentros de los sismos están a 10 kilómetros del Castor, pero al estar los sismómetros en tierra nos han dicho que pueden tener una imprecisión en su cálculo de 10 kilómetros”, precisamente.

Los sismos han coincidido temporalmente con las inyecciones de gas, reconoció, aunque “con matices”. “Empezamos en junio durante 10 dias. En julio nada, y luego 4 días en agosto. Luego empezamos con mayores volúmenes el 2 de septiembre. Y hasta el 9 no hubo eventos sismicos anormales”. Las inyecciones pararon el 16 de septiembre.

Isaac Álvarez, ingeniero de Yacimientos y profesor asociado de la Escuela de Ingenieros de Minas de Oviedo, trabajó con Campsa en el yacimiento petrolífero de Amposta (donde ahora está situado el almacén de gas), y reconoció en la jornada que “es imposible cubrir todos los eventos” que se producen en la corteza terrestre, que es algo “muy frágil”.

Álvarez subrayó que un yacimiento como el de Amposta no tiene nada que ver con el ‘fracking’, y que es “casi imposible” fracturar la roca. “No habría bomba suficiente para meter agua a toda presión Es como intentar fracturar una cañeria de 2 metros de diámetro con un grifo de casa”.

El experto señaló que, según los datos disponibles, ni ha habido una fuga de gas por la falla, porque la presión está mantenida en niveles correctos, ni se ha llenado en exceso el almacenamiento (lo que habría provocado una fuga de gas), ni se ha escapado el gas por la roca cobertera del almacén. Por tanto, sugirió una teoría alternativa para explicar los seísmos.

Teoría alternativa

El almacén (y antes el yacimiento) de Amposta está situado en un karst, o relieve kárstico, formado por rocas calizas porosas. En tierra, forman cuevas con estalactitas y estalagmitas, formadas por la corrosión y precipitación de la roca provocada por el dióxido de carbono. En el fondo del mar, este dióxido es mucho más corrosivo, explicó Álvarez. Según él, durante la explotación petrolífera del pozo, se podría haber liberado parte del CO2 disuelto en el petróleo, que habría pasado al agua, haciéndola corrosiva, debilitando la roca almacén y provocando hundimientos.

Antonio Soriano, catedrático y director del Departamento de Ingeniería y Morfología del Terreno de la Universidad Politécnica de Madrid, sin embargo, consideró poco probable esta teoría alternativa y afirmó que “hay muy poca duda de que los sismos están causados por la inyección de gas. El aumento de presion en la línea de rotura de la falla, si aumenta la presión del gas, aunque sea un poco, hace que la falla se hunda ligeramente”.

Sin embargo, matizó, no hay motivos para una preocupación excesiva. “La energía que se puede liberar tiene un límite, que lo marca la longitud y otras características de la falla. Y no puede ser mucho mayor de lo que estamos sintiendo hasta ahora”. El mayor seísmo medido hasta ahora tuvo una magnitud de 4,2. “¿Cuál es el límite, 5, 6? Para eso hay que estudiar más, reconoció”.

Pero lo importante, señaló, no es la magnitud, sino la intensidad en la costa, es decir, cómo se siente y cómo afecta el terremoto. “Por debajo de intensidad 7, una edificación bien construida no sufrirá”. Aún no hay datos sobre Vinarós, pero Soriano piensa que las intensidades producidas hasta ahora están en torno a 3.

Soriano trabajó en el proyecto de la presa de Itoiz, en Navarra, que produjo seísmos de magnitud 5, “30 veces más energéticos que uno de 4,2”, y que provocó intensidades de hasta 5 en Pamplona. En el caso de Vinarós, Soriano estima que pueden producirse seísmos de hasta magnitud 6 en la zona de Castor, “pero al ser muy superficiales, la intensidad en tierra sería de 5, y ni siquiera eso haría daño a las estructuras ni a las edificaciones”. En todo caso, reconoció, el límite es difícil de precisar, y habría que hacer más estudios.

Soriano precisó también que el llenado con gas del almacén “libera energía existente en la falla, no la acumula”.

Cobertura en los medios

El Mundo, 14 de octubre.

El Economista, 14 de octubre.

El Día, 14 de octubre.

Las Provincias, 15 de octubre.

Levante, 16 de octubre.

El Periódico Mediterráneo, 17 de octubre.