Tag Archives: cambio climático

La protección del medioambiente en la Constitución

ARTICULO 45 DE LA CONSTITICIÓN ESPAÑOLA

La preocupación por la protección del medio ambiente es uno de los aspectos más innovadores y característicos de la parte dogmática de la Constitución de 1978. Nuestro texto constitucional pasa a ser así uno de los pioneros en esta materia, siendo además uno de los síntomas del creciente interés por la conservación de los recursos naturales que se va consolidando en nuestra sociedad. Este surgimiento de una fuerte sensibilidad en torno a la ecología ha sido paralelo al deterioro ocasionado sobre nuestro entorno y los desafíos que éste conlleva. De ahí que en la actualidad problemas como el cambio climático o la desaparición de numerosas especies sean algunos de los más serios desafíos que afronta nuestra civilización.

El derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona es además una de las más ambiciosas aspiraciones del constituyente. Pocos principios rectores de la política social y económica requerirán un mayor esfuerzo para su realización y serán tan relevantes para el bienestar de las generaciones futuras. Y es que bajo el artículo 45 subyace el derecho de los ciudadanos a gozar de una calidad de vida que sea coherente con la dignidad de la persona reconocida en el artículo 10 de la Constitución. Ambos valores, la dignidad de la persona y calidad de vida, han sido vinculados por la Sentencia del Tribunal Constitucional 102/1995, pues “cada cual tiene el derecho inalienable a habitar en su entorno de acuerdo con sus características culturales”. Sólo en ese contexto puede entenderse la importancia del artículo 45 de la Constitución.

A. PRECEDENTES

La preocupación por el cuidado del medio ambiente no es un hecho desconocido en la historia. Encontramos precedentes del Derecho medioambiental que se remontan a la Antigua Roma. Ya entonces aparece la prohibición de algunas actividades que podían producir daños para la salud pública, tales como la contaminación de las aguas destinadas al consumo de las ciudades. Se crean en ese momento zonas de protección, sistemas de vigilancia y un régimen de sanciones por daños ocasionados por actos ilícitos.

En la Edad Moderna la preocupación por la creciente deforestación lleva a la Novíssima Recopilacion a desarrollar numerosos preceptos orientados a la preservación de los bosques y pastos. El Derecho de aguas sufre también paulatinas transformaciones. A pesar de que en Castilla se mantiene el régimen de libre explotación en el Reino de Aragón aparecen progresivamente limitaciones de uso derivadas de la mayor necesidad de racionalizar el consumo en las regiones más secas.

En el siglo XIX surgen numerosas disposiciones que pretenden armonizar la creciente explotación de los recursos naturales. Si bien la ideología liberal y abstencionista impide hablar todavía de una regulación omnicomprensiva, se aprecia un creciente intervencionismo en todos los campos. En materia de montes las Ordenanzas de Javier de Burgos de 1833 rompen por vez primera con la libertad absoluta de utilización por los propietarios al imponer ciertos límites dirigidos a la conservación de los montes. La legislación hidráulica encuentra su punto de inflexión en la Ley de Aguas de 1866, que demanializa todas las aguas corrientes del país.

Sin embargo no es hasta finales del siglo XIX e inicios del XX cuando aparece por vez primera el que hoy conocemos como Derecho medioambiental. Se trata de un Derecho marcadamente internacionalista, basado en gran parte en convenios entre diferentes Estados destinados a proteger algunos recursos concretos como el Convenio de París de 1902 de protección de las aves útiles para la agricultura. Otro hito relevante lo encontramos en el laudo arbitral internacional del conocido como Caso Fundición de Trail, de 11 de marzo de 1941, que concluye que “ningún Estado tiene derecho a usar o permitir el uso de su territorio de tal manera que se causen daños por emisiones en o al  territorio de otro Estado”.

En España un Real Decreto de 16 de noviembre de 1900 castiga “el enturbiamiento e infección de aguas y el aterramiento y ocupación de los cauces con los líquidos procedentes del lavado de minerales o los residuos de las fábricas”. En 1917 se aprueba la Ley de Parques Nacionales, que por vez primera introduce la figura de los espacios naturales protegidos.

En el año 1931 la Constitución española de la II República incluye lo que podemos considerar como un antecedente lejano del artículo 45 de nuestra Carta Fundamental: “El Estado protegerá también los lugares notables por su belleza natural o por su reconocido valor artístico o histórico” (artículo 45.2 de la Constitución española de 1931). Se observa aquí la existencia de una preocupación del legislador constituyente por la preservación del entorno natural acorde con la tendencia internacional.

El punto de inflexión lo encontramos en la aprobación de la Carta de Naciones Unidas en 1945. Si bien ésta no incluye preceptos destinados a la cuestión medioambiental sí que servirá como marco para el planteamiento de los incipientes problemas que generaba la sobreexplotación de los recursos naturales. Así, en 1949 tuvo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la conservación y utilización de los recursos. En las dos décadas siguientes se elaborarán numerosos Tratados de carácter medioambiental, tales como el conocido como “Convenio de Ramsar”, que introduce ya muchas de las técnicas de protección de los recursos naturales que se emplean en la actualidad.

Como antecedente de nuestra Constitución es preciso destacar la Conferencia de Estocolmo de 1972, que marca un antes y un después en la protección del entorno natural. Por vez primera un foro internacional reconoce la protección del medio ambiente como una política transversal. La conocida como “Declaración de Estocolmo” proclama que “El hombre tiene el derecho fundamental (…) al disfrute de condiciones de vida adecuadas en un medio de calidad tal que permita llevar una vida digna y gozar de bienestar, y tiene la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las obligaciones futuras”.

En los meses y años siguientes se crearán el Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, la Convención de la UNESCO de 1972 para la protección del Patrimonio Cultural y Natural o la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres. Todos ellos aparecen mencionados en distintos momentos del debate de elaboración  del artículo 45 de la Constitución.

B. ELABORACIÓN DEL PRECEPTO CONSTITUCIONAL

El Anteproyecto Constitucional establecía en su artículo 38.1 que “Todos tienen el derecho a disfrutar y el deber de preservar el medio ambiente. La ley regula los procedimientos para el ejercicio de este derecho”. Sería la Comisión Constitucional del Senado la que realizaría los cambios en el texto que llevaron a la redacción actual.

El segundo apartado del Anteproyecto obligaba ya a los poderes públicos a velar “por la utilización racional de los recursos naturales, la conservación del paisaje y por la protección y mejora del medio ambiente”. El Informe de la Ponencia introducía una enumeración de los recursos a proteger al mencionar los espacios naturales, los montes, el paisaje, la fauna y los recursos naturales renovables. La redacción se reitera en el Dictamen de la Comisión Constitucional del Congreso y es reformada definitivamente en la fase de Comisión en el Senado.

El art. 38.3 del Anteproyecto indicaba que “Para los atentados más graves contra el paisaje protegido y el medio ambiente se establecerán por ley sanciones penales y la obligación de reparar el daño producido”. De nuevo es la Comisión Constitucional del Senado la que introduce los cambios más relevantes al hacer referencia a la existencia de sanciones administrativas que completan el texto original.

C. DERECHO COMPARADO

A pesar de su creciente importancia, en 1978 existían muy pocos precedentes de Constituciones que hicieran una referencia a la materia. El más cercano lo encontramos en la Constitución portuguesa de 1976 cuyo artículo 66 es titulado “Del ambiente y la calidad de vida”. Su primer apartado establece que “Todos tendrán derecho a un ambiente humano de vida, salubre y ecológicamente equilibrado y el deber de defenderlo”. A continuación se enumeran una serie de deberes del Estado entre los que aparecen prevenir y controlar la contaminación y sus efectos y las formas perjudiciales de erosión; ordenar el espacio territorial de forma tal que resulten paisajes biológicamente equilibrados; crear y desarrollar reservas y parques naturales y de recreo o promover el aprovechamiento racional de los recursos naturales. Algunas de estas fórmulas servirán de inspiración directa a nuestro artículo 45.

Progresivamente se van sucediendo reformas en las Constituciones de nuestro entorno que reflejan la creciente preocupación por el medio ambiente. Así, el artículo 9 de la Constitución de la República Italiana de 1947 fija que “La República (…) salvaguardará el paisaje y el patrimonio histórico y artístico de la Nación”.

En la vigente Ley Fundamental de Bonn el art. 21 indica que “El Estado protegerá, teniendo en cuenta su responsabilidad con las generaciones futuras, dentro del marco del orden constitucional, los fundamentos naturales de la vida a través de la legislación y, de acuerdo con la ley y el derecho, por medio de los poderes ejecutivo y judicial”. El artículo 15 establece que “Con fines de socialización, el suelo, los recursos naturales y los medios de producción pueden ser situados bajo un régimen de propiedad colectiva o de otras formas de gestión colectiva por una ley que fije el modo y el monto de la indemnización”.

Por último debemos referirnos a la importancia que en estos momentos tiene la protección del entorno natural en los Tratados constitutivos de la Unión Europea. Éstos no contenían en su redacción original ninguna mención al medio ambiente, por lo que tuvo que ser la jurisprudencia del Tribunal de Justicia la que reconociera que éste era un objetivo implícito de la Comunidad (STJCE sobre Directiva para la eliminación de residuos; STJCE sobre Directiva de industria de óxido de titanio).

Actualmente el Tratado de la Unión Europea (TUE) incluye entre sus objetivos en el art. 3 el establecimiento de “un nivel elevado de protección y mejora de la calidad del medio ambiente”. En un sentido similar, el art. 11 Tratado de Funcionamiento de la UE (TFUE) señala que “las exigencias de la protección del medio ambiente deberán integrarse en la definición y en la realización de las políticas y acciones de la Unión, en particular con objeto de fomentar un desarrollo sostenible”.

El TFUE reconoce el medio ambiente como competencia compartida de la Unión en el artículo 4, y posteriormente regula las políticas medioambientales en sus artículos 191 a 193. Entre los objetivos que se enumeran encontramos la conservación, la protección y la mejora de la calidad del medio ambiente; la protección de la salud de las personas; la utilización prudente y racional de los recursos naturales y el fomento de medidas a escala internacional destinadas a hacer frente a los problemas regionales o mundiales del medio ambiente y en particular a luchar contra el cambio climático. Además incluye algunos principios que deben inspirar el conjunto de las técnicas que se deben desarrollar, como el de cautela y de acción preventiva; de corrección de los atentados al medio ambiente, preferentemente en la fuente misma y el principio de quien contamina paga.

Debemos recordar la importante STJCE -Gran Sala- de 13 de septiembre de 2005, Comisión de las Comunidades Europeas contra el Consejo de la Unión Europea, que afirma que la armonización penal puede incluirse en el marco de la política ambiental comunitaria. La consecuencia más importante, no obstante, es que en la práctica el Alto Tribunal está estableciendo que las competencias que la UE tiene en relación con el medio ambiente deben de ser interpretadas de forma amplia con el fin precisamente de incrementar su ámbito de protección.

D. EXÉGESIS DEL PRECEPTO

1. CONCEPTO CONSTITUCIONAL DE MEDIO AMBIENTE

Es necesario comenzar precisando cómo debe interpretarse la expresión “medio ambiente” en el artículo 45. Se trata de un concepto jurídico parcialmente indeterminado para cuyo análisis podemos apoyarnos en la STC 102/1995. Ésta comienza señalando que el constituyente parte de una concepción amplia del medio ambiente, que incluye no sólo los recursos naturales sino también los elementos artificiales que rodean a la vida humana (FJ 4º). El Tribunal señala que el término “medio ambiente” que se contiene en el artículo 45 debe ser interpretado de forma mucho más amplia que el contenido en el artículo 149.1.23 de la Constitución. Éste, al encontrarse en un precepto que distribuye competencias no puede contar con la misma “vis expansiva”, pues ello podría contribuir a vaciar las competencias de las Comunidades Autónomas. La STC 306/2000 ha confirmado que el término “medio ambiente” debe ser interpretado de forma más amplia en el artículo 45 que en el 149.

2. ANÁLISIS DE SU NATURALEZA

Una cuestión fundamental que ha ocupado a la doctrina y jurisprudencia en España ha sido la naturaleza del reconocimiento al derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado contenido en el artículo 45.1.

Por un lado, la ubicación sistemática del artículo no deja dudas de que nos encontramos ante uno de los principios rectores de la política social y económica. Ello significa que la conservación del medio ambiente se convierte en un verdadero fin transversal que inspira la actuación de todas las autoridades. Su reconocimiento, respeto y protección deberán, pues, informar la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos de acuerdo con el artículo 54 de la Constitución. La STC 126/2002 señala en este sentido que no cabe escudarse en la falta de competencia para no actuar, pues todas las Administraciones deben adecuar sus políticas a este objetivo. De acuerdo con esta Sentencia la protección del medio ambiente es un deber finalista que se proyecta sobre cualquier decisión de índole pública. Algunos autores no han dudado en afirmar que todo ello se traduce en que la jurisprudencia ha adoptado un principio de “in dubio pro naturaleza”

Pero el verdadero debate es el de si el medio ambiente puede o no ser considerado como un auténtico derecho subjetivo. A pesar de que la primera doctrina fue reticente en este sentido se aprecia en los últimos años una tendencia a reconocer que bajo el artículo 45 subyace el derecho de todos los individuos a desarrollarse en un medio ambiente adecuado susceptible de ser protegido por las vías que establezca el legislador. Se trataría de un derecho de tercera generación que requeriría para su realización plena una actuación específica de los poderes públicos. Como referente internacional podemos acudir a la Constitución de Baviera, que configura su protección del entorno natural como un derecho fundamental al esparcimiento en la naturaleza.

Dentro de la jurisprudencia la STC 32/1983, de 28 de abril, parece acercarse a la tesis de que el derecho contenido en el artículo 45 es un derecho subjetivo perfecto de que son titulares todos los españoles y cuyo contenido viene determinado en gran parte por el desarrollo legislativo que exista en cada momento.

Para perfeccionar este derecho se crean diversos cauces de defensa que pueden ejercitar todos los individuos. Además de los cauces de información pública y de la acción popular que se reconocen genéricamente, la legislación medioambiental ha desarrollado enormemente las técnicas de participación pública. Ha sido esencial en este sentido la aprobación de la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente. Si bien la trataremos con posterioridad podemos adelantar que su aparición ha contribuido enormemente a la tesis de que el artículo 45 reconoce un derecho subjetivo real y perfecto.

Otro elemento que debe ser tenido en cuenta al analizar la naturaleza del artículo 45 ha sido la tendencia de la jurisprudencia a vincular el derecho al medio ambiente con el derecho a la intimidad. De esta forma se dota a los derechos medioambientales de las más enérgicas vías de protección que reconoce nuestro ordenamiento. La STEDH López Ostra c. España, de 9 de diciembre de 1994, resuelve que la inmisión de malos olores es contraria al derecho a la inviolabilidad del domicilio reconocido en el artículo 8.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Esta Sentencia abre el camino a una larga serie de resoluciones españolas e internacionales que concluirán que el disfrute de un medio ambiente adecuado tiene innegables repercusiones en el derecho a la intimidad y a la integridad física y moral. Podemos en ese sentido destacar las SSTEDH Guerra c. Italia o Hatton c. Reino Unido. La STC 119/2001 da la razón al demandante de amparo al indicar que unos niveles de ruido excesivos pueden conculcar el artículo 15 de la Constitución.

E. RÉGIMEN COMPETENCIAL

El art. 149.1.23ª establece que el Estado tendrá competencia exclusiva sobre “legislación básica sobre protección del medio ambiente, sin perjuicio de las facultades de las Comunidades Autónomas de establecer normas adicionales de protección”.

a. Reparto de competencias entre Estado y Comunidades Autónomas

Existen distintas etapas en la jurisprudencia constitucional al respecto. En un primer momento (STC 227/88) reconoció al Estado la posibilidad de dictar una legislación sumamente minuciosa en aras de garantizar el debido respeto al medio ambiente en todas las Comunidades Autónomas. La STC 149/1991, en relación con la Ley de Costas, llegará a afirmar que en materia medioambiental la interpretación de la Constitución obliga al Estado a dejar menor margen de desarrollo a la normativa autonómica.

Sin embargo esta doctrina fue superada a mediados de los 90, en particular con la STC 156/1995, en la que se afirmaba el carácter de la legislación básica como patrón mínimo indispensable para la protección del medio ambiente. La materia ambiental se estratifica por niveles, debiendo el estatal ser suficientemente homogéneo pero mejorable como para su adaptación a las circunstancias de cada Comunidad en su normativa autonómica.

En cuanto a las competencias ejecutivas la doctrina constitucional ha seguido una tendencia similar, ya que recientemente se ha restringido la posibilidad del Estado de asumir funciones como las potestades autorizatorias, sancionadoras o inspectoras que son asumidas por las Comunidades Autónomas. Es de destacar en este sentido la STC 194/2004, que permite a las autonomías asumir en exclusiva la gestión de los Parques Naturales ubicados en su territorio. El Estado por su parte mantiene competencias en materia de gestión de bienes de dominio público en función de la legislación sectorial, la coordinación de las políticas ambientales de las demás Administraciones  (STC 329/1993) y determinadas funciones en el área de la evaluación de impacto ambiental relacionadas con la supervisión de las actividades.

b. Competencias de las Corporaciones Locales

El artículo 25 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases del Régimen Local, consagra numerosos preceptos ambientales, si bien destaca el del apartado f (“protección del medio ambiente”). En la práctica esto se plasma en numerosos servicios obligatorios de los incluidos en el artículo 26 (recogida de residuos, limpieza viaria, alcantarillado, etc.). Además, los municipios mayores de 50.000 habitantes realizan con carácter obligatorio la protección del medio ambiente.

En la práctica, y en la medida en que son la Administración territorial más cercana al ciudadano y al territorio, observamos cómo las entidades locales realizan una ingente cantidad de tareas relacionadas con el medio ambiente, como la ordenación del tráfico viario, la gestión del transporte público, la prevención de incendios, disciplina urbanística, etc.

F. DESARROLLO LEGISLATIVO

Resulta imposible enumerar todas las normas que se han dictado en desarrollo del artículo 45 de la Constitución. En la medida en que la protección del medio ambiente se ha convertido en un principio transversal de la actuación de los poderes públicos se encuentra presente en todo tipo de disposiciones. Nos centraremos en las más relevantes.

1. TÉCNICAS DE PROTECCIÓN

a. La demanialización de recursos naturales como técnica de protección

Es reiterada la doctrina y la jurisprudencia que entiende que la inclusión de ciertos bienes en el dominio público debe ser entendida como una técnica de protección de los mismos. El mismo constituyente parece ser partícipe de esa opinión cuando en el art. 132.2 de la Constitución establece que “Son bienes de dominio público estatal los que determine la ley y, en todo caso, la zona marítimo-terrestre, las playas, el mar territorial y los recursos naturales de la zona económica y la plataforma continental”.

La STC 227/1988, que resuelve varios recursos de inconstitucionalidad contra la Ley de Aguas de 1985, afirma que la afectación de los bienes al demanio es “una técnica dirigida primordialmente a excluir el bien afectado del tráfico jurídico privado, protegiéndolo de esta exclusión mediante una serie de reglas exorbitantes de las que son comunes en dicho tráfico privado. El bien de dominio público es así ante todo una res extra commercium, y su afectación (…) puede perseguir diversos fines: (…), como garantizar la gestión y utilización controlada o equilibrada de un recurso esencial”.

La creación de un dominio público natural es por tanto una de las más efectivas técnicas de protección de ciertos tipos de bienes y entornos. De ahí que nuestra legislación no haya dudado en emplear este sistema para proteger ciertos recursos naturales. El caso más relevante es el de las aguas continentales. Ya las Leyes de Aguas de 1866 y 1879 incluyen las aguas superficiales entre el demanio público, y la Ley de Aguas de 1985 concluye el proceso con una demanialización casi completa de las aguas continentales que se confirma en el Real Decreto Legislativo 1/2001, que aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas (TRLA). Éste impone la necesidad de obtener una concesión para cualquier uso privativo de aguas continentales a excepción del aprovechamiento de acuíferos subterráneos cuando su volumen total anual no sobrepase los 7.000 metros cúbicos (artículo 54 TRLA).

También la Ley 22/1988, de Costas, en aplicación del artículo 132 de la Constitución, declara la zona marítimo-terrestre como parte del dominio público, lo que tiene por objeto detener el deterioro de los parajes costeros. Los artículos 20 y siguientes se dedican a imponer limitaciones en el derecho de propiedad sobre terrenos colindantes del dominio marítimo-terrestre que entre otras cuestiones restringen la posibilidad de edificar. Otro caso de demanialización que busca proteger ciertos parajes naturales es la Ley 43/2003, de Montes, cuyo artículo 12 integra en el demanio forestal los montes incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública, los montes comunales y otros que hubieren sido afectados a un uso o servicio público.

b. Prevención y control integrados de la contaminación

Debemos hacer referencia a la Ley 16/2002, de prevención y control integrados de la contaminación. De acuerdo con su artículo 1, ésta tiene por objeto “evitar o, cuando ello no sea posible, reducir y controlar la contaminación de la atmósfera, del agua y del suelo, mediante el establecimiento de un sistema de prevención y control integrados de la contaminación”. De acuerdo con su artículo 2, será aplicable a “las instalaciones de titularidad pública o privada en las que se desarrolle alguna de las actividades industriales incluidas en las categorías enumeradas en el anejo 1”, que se caracterizan por abarcar actividades con amplias consecuencias medioambientales.

El núcleo de la norma se basa en la necesidad de que estas actividades relatadas en el art. 1 requieran para su funcionamiento una “autorización ambiental integrada”. El otorgamiento de este título se somete a unos principios definidos en la Ley, como la optimización del consumo energético, la prevención de accidentes o el reciclado de materiales.

c. Evaluación de impacto ambiental

Se trata de una de las más importantes consecuencias de la normativa comunitaria. Se encuentra regulado por el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos. Por evaluación de impacto ambiental (EIA) se entiende, de acuerdo con el art. 2, “el conjunto de estudios y análisis técnicos que permiten estimar los efectos que la ejecución de un determinado proyecto puede causar sobre el medio ambiente”. La Ley, por tanto, se basa en relatar una serie de proyectos para cuya prosecución es preciso realizar una EIA, así como las características y parámetros de dicho estudio. Dichos proyectos se incluyen en los dos primeros anexos de la norma, y se caracterizan por la incidencia que tienen sobre el entorno en el que se desarrollan (construcción de explotaciones agrícolas de más de 50 ha, refinerías de petróleo, etc.

La Ley, particularmente en su redacción dada en 2008, persigue que la declaración de IA no se quede en una simple autorización. Lo que se pretende es que determinados proyectos, generalmente de gran envergadura, se lleven a cabo (y se gestionen) con arreglo a criterios ambientales. Por ello, los órganos competentes disponen de potestades de vigilancia y control, que recientemente se han visto acompañadas de un régimen sancionador para aquellos proyectos que incumplan la legislación de impacto ambiental.

d. Participación, información y acceso a la justicia en materia de medio ambiente

La existencia de una creciente preocupación pública por el medio ambiente trae como consecuencia que una de las formas más efectivas de proteger los recursos naturales sea la de reforzar los mecanismos de participación de la sociedad civil en la toma de decisiones que tengan un impacto medioambiental. Esta idea nace en Estados Unidos y se extiende al resto del mundo a través del conocido como “Convenio de Aarhus”, suscrito en la ciudad danesa del mismo nombre en 1998 y ratificado ya por más de cuarenta Estados. La publicación de la ratificación española consta en el BOE de 16 de febrero de 2005. En el mismo se reconoce el derecho de todos a obtener información medioambiental, intervenir en la toma de decisiones y acceder a la justicia en defensa del patrimonio natural.

Estos principios aparecen en las Directiva 2003/4 y 2003/35 del Parlamento Europeo y del Consejo que imponen a los Estados miembros de la UE la existencia de cauces de participación reforzados en materia medioambiental. En España es la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente, la que actualmente desarrolla esta técnica en nuestro ordenamiento jurídico. La Ley establece tres medidas fundamentales. El Título II se dedica a imponer un régimen especialmente abierto de difusión de la información medioambiental, en consonancia con la tendencia dominante de la jurisprudencia comunitaria (STJCE Comisión c. República Francesa, de 26 de junio de 2003). El Título III obliga a que cualquier decisión de una autoridad pública relativa al medio ambiente cuente con un acentuado mecanismo de participación pública y el Título IV crea vías específicas de acceso a la justicia y a la tutela administrativa en materia medioambiental.

e. La regulación de los residuos.

La Ley 10/1998, que trae causa de las reglamentaciones comunitarias en materia de residuos, fija una serie de obligaciones a las personas y entidades que pongan en el mercado productos generadores de residuos y también a las autoridades competentes sobre estos sujetos. Entre estas obligaciones destacan la de preferencia por la generación de residuos reutilizables, la autogestión de los residuos generados y, en todo caso, la información a las autoridades autonómicas competentes de la producción de residuos y de las medidas adoptadas en su tratamiento. La Ley entra específicamente en aspectos relacionados con la gestión y el tratamiento de los residuos, haciendo especial hincapié en el traslado. Finalmente, debe destacarse el exhaustivo régimen sancionador que contiene la norma, cuya aplicación se asigna a los órganos correspondientes de las Comunidades Autónomas.

f. La intervención administrativa ambiental relacionada con la energía nuclear

Es de destacar la Ley 15/80, de Creación del Consejo de Seguridad Nuclear, que se configura como un ente de derecho público independiente de la Administración que ejerce muchas de las más importantes competencias relacionadas con la materia. Esta Ley ha sido recientemente reformada por la Ley 33/2007. Para reforzar esa independencia el artículo 5 de la Ley establece el mecanismo de designación de sus miembros, que requerirá una mayoría de tres quintos en el Congreso de los Diputados.

g. La protección contra el ruido

La vinculación del derecho al medio ambiente con el derecho a la intimidad y a la integridad física y moral ha tenido especial impacto en la legislación sobre el ruido. La Ley 37/2003, del Ruido, que transpone diversas normas comunitarias sobre evaluación y gestión del ruido ambiental, contiene medidas preventivas, correctoras y de delimitación territorial de las fuentes de ruido. A esta norma se unen diversas reglamentaciones autonómicas en la materia.

2. RECURSOS

De nuevo resulta imposible glosar todas las medidas legislativas adoptadas en España orientadas a proteger los recursos naturales, por lo que nos centraremos en las más importantes. Como punto de partida podemos acudir a la temprana STC 64/1982, que establece que en virtud del artículo 45 no puede considerarse como objetivo primordial y excluyente la explotación al máximo de los recursos naturales o el aumento de producción a toda costa sino que se ha de armonizar la “utilización racional” de esos recursos con la protección de la naturaleza.

a. Agua

La regulación relativa a la protección de los recursos hídricos se encuentra recogida en el Real Decreto Legislativo 1/2001, que aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas. Desde el punto de vista medioambiental podemos destacar una serie de principios que entre los que cabe destacar los de unidad de gestión, tratamiento integral, economía del agua, respeto a la unidad de la cuenca hidrográfica… La Ley hace especial hincapié en el principio de planificación que deben ser realizada teniendo en cuenta aspectos como la armonía medioambiental, la sostenibilidad o la calidad de las aguas.

La Ley establece otros instrumentos de protección del dominio público hidráulico como las prohibiciones de determinados vertidos; la limitación de explotaciones de aguas subterráneas; la autorización de ciertas actividades o la obligación de saneamiento de las aguas residuales.

b. Aire

Es el recurso en torno al cual han aparecido un mayor número de instrumentos normativos nacionales e internacionales en los últimos años. Ello responde en gran parte al fenómeno del cambio climático. De acuerdo con el Cuarto Informe de Evaluación Global publicado en 2007 por el Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático creado en el seno de Naciones Unidas, el calentamiento de la tierra es un fenómeno que en la actualidad se encuentra constatado. De acuerdo con las estimaciones que se citan en el documento, a lo largo de este siglo se generará un aumento en las temperaturas de entre 1,6 y 4 grados centígrados, dependiendo de las medidas que se adopten para evitarlo. España es un país especialmente vulnerable a este grave problema, pues de acuerdo con un informe elaborado por el Instituto Nacional de Meteorología las temperaturas podrían incrementarse en la península entre 5 y 8 grados dada nuestra situación geográfica, con un descenso de la nubosidad y la humedad de hasta un 40%.

La creciente gravedad de la situación ha provocado la aparición de una pléyade de Convenios Internacionales, como la Convención de Viena de 1985 para la protección de la capa de ozono, el Protocolo de Gotemburgo de 1999 sobre contaminación transfronteriza y el Protocolo de Kyoto de 1997 que entró en vigor en 2005, que persigue la limitación de gases que producen el cambio climático, especialmente de los países más desarrollados. En cumplimiento del citado Protocolo se emitió la Directiva 2003/87/CE que establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Unión.

En España el texto normativo de referencia es la Ley 1/2005, de 9 de marzo, por la que se regula el régimen del comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero. Ésta responde a la idea de crear impuestos pigouvianos para combatir la externalidad negativa que es la contaminación. La Ley establece que la realización de actividades que se enumeran en la Ley y que implican la emisión de dióxido de carbono requerirá una autorización del órgano correspondiente de la Comunidad Autónoma. Estos derechos de emisión son a su vez susceptibles de reventa con lo que se genera un incentivo para su explotación sólo en actividades rentables que compensan el daño ecológico que generan. Actualmente el Real Decreto del Consejo de Ministros 1030/2007 distribuye los derechos de emisión hasta 2012.

También debemos hacer referencia a la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera. Ésta tiene por objeto establecer las bases en materia de prevención, vigilancia y reducción de la contaminación atmosférica (artículo 1). Tras distribuir las competencias en la materia entre el Estado, las Comunidades Autónomas y las entidades locales se emplean diversas técnicas con el fin de reducir la emisión de gases a la atmósfera. La Ley impone la realización continuada de evaluaciones sobre la calidad del aire, permite que el Gobierno establezca límites absolutos para la generación de determinadas sustancias, obliga a los titulares de instalaciones contaminantes a que cumplan ciertos requisitos y contiene además un detallado régimen sancionador.

c. Flora y fauna silvestres

Se protege por la Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. De acuerdo con su artículo 1, la Ley tiene como objeto “establecer el régimen jurídico básico de la conservación, uso sostenible, mejora y restauración del patrimonio natural y de la biodiversidad”. La Ley recoge una serie de principios en su artículo 2 tales como el mantenimiento de los procesos ecológicos y ecosistemas; la utilización ordenada de los recursos; la conservación y preservación de la variedad y la biodiversidad; la integración de la biodiversidad en las regulaciones sectoriales; la precaución en las intervenciones y la garantía de información y participación de los ciudadanos en la elaboración de las políticas públicas.

La Ley incorpora además diversas técnicas de protección, como la creación del Consejo Estatal para la protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, órgano consultivo que informará las normas de carácter general vinculadas con la materia; la introducción del Plan Estratégico Estatal del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que contendrá un diagnóstico de situación con la evolución histórica del patrimonio natural o la regulación de la red de espacios naturales protegidos, que son definidos en el artículo 27 de la Ley. Éstos quedan clasificados en cinco categorías: parques, reservas naturales, áreas marinas protegidas, monumentos naturales y paisajes protegidos.

Finalmente tenemos que hacer referencia a la Red Natura 2000, creada a partir de la Directiva Comunitaria Hábitat (92/43/CE). Se trata de una red ecológica de ámbito europeo que abarca diversos espacios naturales europeos con el fin de la protección de la biodiversidad. En España actualmente contamos con más de 1300 lugares de importancia comunitaria y más de 500 zonas de especial protección para las aves.

3. DERECHO PENAL

El apartado 3 del artículo 45 impone la existencia de normas punitivas de naturaleza administrativa y penal destinadas a castigar las conductas que dañan el medio ambiente. Ya hemos tenido ocasión de comprobar que prácticamente todas las normas que hemos tratado contenían regímenes sancionadores que podían ser aplicados por la Administración competente, por lo que nos centraremos en las disposiciones penales.

Actualmente es la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, recoge un buen número de delitos medioambientales. El Título XVI del Libro II se titula “De los delitos relativos a la ordenación del territorio y la protección del patrimonio histórico y del medio ambiente”, y en el mismo se incluyen más de una docena de tipos que persiguen las acciones contra el entorno natural. Éstos incluyen la provocación de emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones o excavaciones; la liberación de radiaciones ionizantes u otras sustancias en el aire, tierra o aguas; la alteración del hábitat de flora amenazada; la introducción de especies de flora o fauna no autóctonas perjudiciales; el establecimiento de depósitos o vertederos de desechos o residuos que sean tóxicos o peligrosos o el maltrato de animales domésticos, entre otros. Además se debe recordar que otros preceptos fuera de este Título también castigan conductas que puede considerarse que atentan contra el medio ambiente. Como ejemplo encontramos los delitos contra la seguridad colectiva enumerados en el Título siguiente, que castigan entre otros los incendios forestales, y que tienen un indudable impacto ecológico.

El elemento común de estos preceptos es que el bien jurídico protegido es el “equilibrio en los sistemas naturales” (artículos 325 y 328) o el “equilibrio biológico” (artículo 333), si bien en algunos tipos se amplía al más genérico “la salud de las personas” (artículo 325). Otro aspecto básico de su configuración es que se definen como delitos de peligro, lo que permite su comisión aún en el caso de que todavía no se hubiera producido la realización efectiva del daño.

Entre la jurisprudencia podemos destacar la STC 127/1990, de 5 de julio, dictada en relación con el artículo 347 bis del Código Penal de 1973. En ésta se afirma que el delito ambiental “requiere tan sólo que, contraviniendo las leyes o reglamentos protectores del medio ambiente, se produzca un peligro grave para las condiciones de la vida animal, sin requerir dicho precepto la relación causal entre el vertido y la muerte concreta de las especies piscícolas”. Por su parte, la STS de la Sala Segunda de 30 de junio de 2004 reconoce que el presupuesto de aplicación de estos tipos es la nota de gravedad, si bien afirma que este elemento del tipo es “valorativo y excesivamente ambiguo”, por lo que ofrece un amplio margen para la interpretación.

Las penas que se fijan en estos preceptos pueden llegar hasta los 4 años de prisión (artículo 325.2), y se desarrollan además varias circunstancias agravantes (artículos 326 y 338) que permiten su imposición en grado superior. En cumplimiento del mandato constitucional el artículo 339 CP fija que “Los Jueces o Tribunales, motivadamente, podrán ordenar la adopción, a cargo del autor del hecho, de medidas encaminadas a restaurar el equilibrio ecológico perturbado, así como adoptar cualquier otra medida cautelar necesaria para la protección de los bienes tutelados en este Título”

Por último, dentro del Derecho Penal podemos resaltar la Directiva 2008/99/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre, que impone a los Estados miembros la punición por la vía penal de las conductas más graves contra el medio ambiente. Su incidencia sin embargo será escasa en nuestro ordenamiento pues su contenido se encuentra casi en su totalidad previsto ya en el Título XVI del Libro II del Código Penal.

Dentro de la bibliografía podemos destacar las obras de Gálvez Montes, Lozano Cutanda, Parejo Alfonso y Pérez Luño entre muchas otras.

Sinopsis realizada por: Fernando Galindo Elola-Olaso, Letrado de las Cortes Generales. Noviembre, 2010.

Nueva ley de Evaluación Ambiental para reducir expedientes y plazos de tramitación y permitir el Fracking

FUENTE

El Gobierno incluye el control ambiental del’fracking’ en la Ley de Evaluación Ambiental

  • Deberá hacerse un control ambiental del impacto de la fractura hidráulica
  • Propone crear bancos de la naturaleza, un instrumento de compensación
  • Incorpora el estudio de los efectos de los proyectos sobre el cambio climático

Efe 19.04.2013

El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Evaluación Ambiental, que establece que los proyectos de extracción de hidrocarburos mediante la técnica de la fractura hidráulica o fracking, deberán someterse al control ambiental de sus impactos.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), Miguel Arias Cañete, ha justificado la reforma de la ley de 2010, en la necesidad de reducir expedientes y plazos de tramitación “en un momento de recesión”.

Control ambiental de la fractura hidráulica

El Anteproyecto contempla que la todos los proyectos que requieran la utilización de técnicas de fracturación hidráulica o fracking para extraer hidrocarburos tengan que someterse a una evaluación ambiental. Aunque el fracking aún no se ha implantado en España, como recoge el especial de RTVE.es sobre fracking, las peticiones de usar esta técnica se han multiplicado: de 15 solicitudes de media al año, en 2011 hubo 45.

La Ley de Hidrocarburos dice que si la zona que se quiere explorar está situada en más de una comunidad autónoma o limita con el mar, es competencia del Gobierno central. Si está en un mismo territorio, es responsabilidad de la Comunidad Autónoma.

Así, moratorias como la aprobada por Cantabria, hace que solo sean aplicables a los permisos activos en la región. En toda España se han concedido más de 100 permisos de investigación (entre el Ejecutivo central y los autonómicos), a pesar de la oposición social que genera esta técnica, que de momento no se lleva a cabo en ningún lugar de Europa, por sus controvertidos impactos.

Cambio climático y bancos de naturaleza

Otra de las novedades introducidas en el Anteproyecto es que incorpora el estudio de los efectos de los proyectos sobre el cambio climático. También crea los bancos de conservación de la naturaleza, un nuevo instrumento de mercado para compensar, reparar o restaurar las posibles pérdidas netas de los valores naturales.

Impacto económico de la nueva ley

Según ha observado el ministro Arias Cañete, el Anteproyecto “garantiza un alto nivel de protección medioambiental” y tendrá, a su juicio, efectos positivos sobre el crecimiento y el empleo, ya que las tramitaciones ajustadas a los nuevos plazos “incentivarán la inversión”, y la simplificación de los procedimientos “promoverá la generación de puestos de trabajo”.

En concreto, el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente estima que tendrá un impacto sobre la actividad económica de 1.000 millones de euros y que generará unos 80.000 empleos.

La ley planteada, que unifica dos leyes -la de Evaluación Ambiental Estratégica y de Evaluación de Impacto Ambiental- especifica que la falta de pronunciamiento del órgano ambiental en los plazos legalmente establecidos en ningún caso podrá entenderse como una evaluación ambiental favorable.

Asimismo la ley exige, y según el ministerio, una “mayor calidad” en los estudios y documentos sobre los que deben pronunciarse los órganos ambientales.
Respecto a la coordinación con las comunidades autónomas, establece que los Gobiernos regionales que decidan establecer su propia normativa deberán respetar los principios básicos contenidos en la nueva Ley.

Con esta finalidad, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente asumirá el papel de foro para la propuesta y el debate de las reformas legislativas necesarias para la adaptación de la normativa autonómica a la futura Ley de Evaluación Ambiental.

El Magrama incide también en la que norma promueve las nuevas tecnologías y el acceso de los ciudadanos a la Administración electrónica y, en el ámbito de la participación, favorece el trámite de información pública al ciudadano.

El dinero necesita crecimiento y el crecimiento necesita energía

Apéndice 10

Título original: “THE TRANSITION HANDBOOK”
Autor: Rob Hopkins
Traducción: Linda Morrison (Granada, España)
 
La edición holandesa del Manual de la Transición ya se ha publicado, y la historia de su traducción es estupenda: Hubo más de 50 personas de la región que quisieron tener una versión en holandés, entonces se juntaron y trabajaron en forma colaborativa hasta lograrlo. Para que el Manual estuviera más al día, a último momento me preguntaron si sería posible añadir una nueva sección corta sobre la economía, y aquí está. El presente escrito fue elaborado con la considerable ayuda de Peter Lipman, Jules Peck, Ciaran Mundy y Steph Bradley. Puedes imprimirlo y agregarlo como anexo al Manual de la Transición.

Rob Hopkins

NOTA: Comarca Andina en Transición ha incluido esta actualización como Apéndice 10 en el Manual

 


Economía en Transición
El dinero necesita crecimiento y el crecimiento necesita energía

Desde que se publicó la primera edición del Manual de la Transición se han producido enormes cambios de amplio alcance en la economía mundial. Para muchos, ellos son vistos como la conclusión final de la era de petróleo barato, el resultado inevitable de la incapacidad de una economía global adicta al petróleo que ya no puede conseguir sus dosis, y una coyuntura particular que en Julio de 2008 llevó los precios del petróleo hasta los 147 dólares el barril como consecuencia de las maniobras de los especuladores, claramente un precio con el que la economía mundial tal como la conocemos es incapaz de funcionar.

Un lugar útil para comenzar a explorar lo que exactamente está ocurriendo en la economía global, y en particular de cómo ésta se relaciona con el pico del petróleo y el cambio climático, es dar una mirada a lo que hemos venido asumiendo hasta ahora sobre la economía. ¿Son válidos dichos supuestos aún luego de los eventos de los últimos meses? ¿Tuvieron algún sentido desde un principio? ¿Cuáles son los supuestos que aún seguimos creyendo válidos sobre la economía, sobre el sistema financiero y los recursos básicos tanto naturales como culturales, en los que hemos basado nuestras decisiones durante los últimos 50 años? Chris Martenson, autor del “Curso del Crash”, lo expresa de esta forma:

“Se puede resumir así. Hay algunas cosas que sabemos. Sabemos que la energía es la causa de todo el crecimiento y toda la complejidad. Sabemos que cada vez hay menos energía excedente. Sabemos que la era de petróleo barato se terminó. Y sabemos que a causa de esto, los costes del petróleo van a consumir una proporción cada vez más grande de nuestros presupuestos. Y por todo esto que sabemos, existen algunos riesgos. Existe el riesgo de que nuestro sistema monetario exponencial deje de funcionar en un mundo donde el excedente de energía sea cada vez menor. Simplemente no está preparado para este escenario. Y existe el riesgo de que nuestra sociedad será forzada a volverse menos compleja. Si lo piensas bien, esta última frase tiene un gran impacto.”

En forma resumida, estas han sido nuestras creencias:

    • Las economías pueden crecer indefinidamente. Cada año haremos más transacciones, ganaremos más dinero, se producirán y se consumirán más bienes, que serán vendidos a más consumidores.
    • Este crecimiento económico indefinido y los recursos materiales que se necesitan para fabricar cada vez más bienes, siempre estarán disponibles y serán baratos. La energía necesaria para fabricar estos bienes también estará disponible y será barata.
    • Siempre tendremos acceso a crédito barato y podemos pedir prestado del futuro basados en la creencia de que en el futuro habrá mayor riqueza, mejor tecnología y más solvencia que en el presente.
    • El Reino Unido puede dejar de ser una sociedad con una base productiva y una agricultura diversificada y flexible, hasta tener una economía sólo basada en servicios y conocimientos. Tal como lo explica el humorista David Mitchell: “ahora nos dedicamos a producir ringtones para teléfonos móviles y café con leche en sobres”.
    • El valor de nuestras viviendas subirá a largo plazo y siempre podremos utilizarlos como cajeros automáticos, solicitando todos los préstamos hipotecarios que necesitemos. Así que cuantas más casas se construyen, más personas podrán pedir prestadas sumas enormes de dinero, para siempre.
  • De alguna manera todo este crecimiento económico extra y “progreso” nos brindará vidas y comunidades más prósperas, y la única alternativa posible a todo eso es la pobreza, el desempleo y una ruptura de la ley y el orden.

Claramente, estos supuestos ahora son muy discutibles. El tema de que el crecimiento económico es algo que puede continuar para siempre, durante muchos años ha sido un dogma completamente incuestionable. Sostener la idea de que el crecimiento económico no sería posible en un mundo con menos energía era pues una herejía. Algunos dirían que dicha creencia tenía sus bases en la idea de que las masas deben permanecer ocupadas física y psicológicamente para mantener el orden social. Ahora, sin embargo, cada vez más personas están desafiando abiertamente tal ortodoxia.

En una exposición reciente, durante la presentación de un novedoso informe de la Comisión para el Desarrollo Sostenible llamado “¿Prosperidad sin Crecimiento?”, el profesor Tim Jackson dijo: “Cuestionar el crecimiento es visto como un acto de lunáticos, idealistas y revolucionarios, pero es lo que debemos hacer. El mito del crecimiento nos ha fallado. Ha fallado espectacularmente y en sus propios términos, en proveer estabilidad económica y asegurar el medio de vida de las personas.” El informe concluye de esta manera: “Perseguir únicamente el crecimiento representa una horrible distorsión del bien común y de los valores humanos subyacentes. El mercado no se derrumbó por individuos criminales ni por la incompetencia de las entidades reguladoras. Se derrumbó debido al crecimiento mismo.”

En las economías occidentales modernas, cada vez se crea más y más dinero a través del sistema financiero mediante préstamos de una amplia gama de instituciones, no solamente de los bancos. Comprando muebles en cuotas también se crea el dinero. ¿Qué significa esto? Sencillamente que a partir de concederse un préstamo hay más dinero circulando en el sistema, el cual puede utilizarse para comprar cosas, y la mayoría de las cosas tienen que fabricarse a partir de algo, de alguna forma, en algún lugar. Se trate de préstamos para negocios, para gastos personales o hipotecas, el principio básico que se aplica es el mismo: Quienes prestan el dinero asumen que para pagar los préstamos con sus intereses, la gran mayoría de sus clientes usarán el dinero para generar más riqueza de la que tenían al principio. También asumen que si algo va mal, entonces podrán tomar posesión de los bienes del cliente (casa, terreno, coche…) y así cubrir el valor del préstamo más los intereses y sus gastos.

Es importante comprender que la relación entre quienes prestan y los que se endeudan no es de igual a igual. El progresivo aumento de la inequidad es el motor principal de la burbuja del consumismo. Estudios hechos por el grupo de investigaciones sobre la moneda MonNeta demuestran que inclusive en Alemania, una de las pocas naciones en el mundo que históricamente vienen administrándose sin deuda, el 80% de la población pagan el doble de los intereses anuales por sus deudas, comparado con los intereses que reciben por cualquiera de sus inversiones. Del resto un 10% están en equilibrio financiero, y solamente el otro 10% de la población son los beneficiarios netos (recibiendo el interés pagado por el 80% de los pagadores netos). En el año 2004, ese 80% le pagó mil millones de Euros cada dia al 10% ubicado en la cúspide de la pirámide. En el Reino Unido los datos son aún más extremos, debido al nivel más elevado de endeudamiento hipotecario. Los pocos afortunados que terminan recibiendo un enorme excedente de dinero, luego buscan a más gente para poder otorgarles nuevos préstamos, inflando así el sistema.

Tal como ha demostrado la reciente crisis crediticia, se trata de una apuesta. Es una apuesta especialmente peligrosa cuando los que prestan tienen poca conexión o comprensión de las personas y organizaciones que son sus deudores, y donde los títulos de esas deudas y sus riesgos se compran y venden en los mercados internacionales. Ese peligro se multiplica cuando la moneda de referencia mundial, es decir, el dólar estadounidense, ha venido flotando libre y sin conexión con ninguna realidad material, desde que Richard Nixon en 1971 terminó con el estándar del oro y su convertibilidad. Para la mayoría de las transacciones hoy en día no hace falta tener confianza a nivel personal, no se desarrolla ninguna relación humana, y el dinero intercambiado no tiene ninguna lealtad hacia la comunidad en la que se lo gasta. En el futuro, para las economías más locales será fundamental la reconstrucción del nivel de confianza entre las personas y las empresas.

Si pretendemos crear comunidades sostenibles que a su vez dependan de la economía del crecimiento, hay otro problema fundamental que va directo al corazón del asunto. En caso que todo el mundo pida dinero prestado y se obliga legalmente a devolverlo con intereses, la economía general tiene que continuar creciendo para permitir esa devolución. De otro modo el sistema empieza a fallar (tal como estamos viendo en la crisis financiera actual). Históricamente, el crecimiento económico siempre ha estado vinculado de forma inseparable con un incremento en el uso de la energía. De hecho, el desarrollo basado en los combustibles fósiles cambió radicalmente la economía, desde aquellos medios de producción basados en la tierra y el trabajo manual, hasta la economía del presente, que se basa principalmente en el índice de uso de energía y la propiedad de los desarrollos tecnológicos o la información asociada a los mismos. Los modelos económicos que tuvieron éxito en la subida hacia el pico energético, ahora serán completamente inapropiados para transitar la pendiente hacia abajo.

Esta conexión entre la actividad económica y la energía puede ser menos obvia en países como el Reino Unido, donde la base productiva industrial se ha reducido, pero el incremento en el uso de la energía (y las consiguientes emisiones de CO2) que requiere nuestro estilo de vida, se han desplazado hacia los países que ahora fabrican nuestros bienes, siendo China el ejemplo más obvio. Así, el sistema financiero que todos utilizamos implica que siempre estaremos esclavizados por una dependencia creciente de la energía accesible, que como hemos visto, ya no se puede garantizar.

Chris Martenson de nuevo lo expresa muy bien en su Curso del Crash: “Nuestra economía debe crecer para dar respuesta a un sistema monetario que requiere el crecimiento, pero esto a su vez es desafiado por un sistema de energía que ya no puede crecer, y ambas cosas están vinculadas a un mundo natural que se agota rápidamente.”

El modelo de la Transición asume la vuelta al medio local de la vida y el trabajo. Esto es debido al final de los combustibles baratos para la producción de alimentos, para el transporte y para la generación de energía. Sin embargo, hoy en día casi todo el mundo forma parte de un sistema económico globalizado, altamente dependiente de las importaciones. Los políticos y líderes de negocios recientemente se han distanciado de los peores prácticas financieras sin regulación, pero sea que se trate de un problema crediticio, de suministro energético o del cambio climático, la mayor crisis de empleo jamás visto ya se ha desatado, y no reconoce los límites de las fronteras internacionales.

La fantasía acerca de cuanta riqueza tenemos como individuos y como naciones, impulsa un sobregasto masivo y una sobreexplotación de recursos limitados como el petróleo, y también nos lleva a creer que frente a las dificultades financieras actuales, la mejor respuesta posible es poner más dinero en juego. El rescate gubernamental de los bancos y de la industria automotriz son los ejemplos de la aplicación de un pensamiento inapropiado. Es creer que el tipo de pensamiento que nos metió en el problema nos podrá sacar del mismo problema. Mientras que el precio de los alimentos, la vivienda y los servicios públicos ha venido creciendo, para los más pobres a menudo queda muy poca disponibilidad de esa abundancia de moneda oficial. Ahora estamos enfrentando el colapso de los bancos y las monedas nacionales. Todo el mundo sufrirá el incremento de los precios, desde los alimentos hasta el combustible y los servicios públicos, presentándose como un desafío enorme.

La abrupta parálisis de una economía basada en el crecimiento, en la deuda y en el consumo, dejó al sistema financiero frente al vacío. Con el pico del petróleo y el cambio climático pisándole los talones a la crisis de crédito, ¿cuáles serán las consecuencias para millones de personas que trabajan en los centros comerciales y la enorme gama de servicios que crecieron alrededor de un consumo insostenible? Una cosa que había llamado la atención a los analistas del pico del petróleo, fue que en el mundo se produjo el pico de la demanda antes de llegar el pico del suministro. El impacto del alza de precios del petróleo en Julio del 2008 fue como si el mundo ahora hubiera sido forzado a reducir su demanda.

El otrora floreciente sector de la construcción se ha estancado en muchas partes del mundo, y aunque fuera posible, la idea de financiar más desarrollo insostenible no parece ser la respuesta adecuada. ¿Hasta dónde llegará todo esto? Sólo podemos intuirlo, pero mientras tanto, las personas y los negocios en transición pueden planificar una economía futura más resiliente y basada en redes locales. La estrategia será crear modelos de negocios que puedan ser viables ahora en nuestro actual paradigma económico todavía vigente, de tal modo que también resulten capaces de prosperar en otro modelo futuro totalmente distinto.

Dado que hasta ahora los gobiernos nacionales parecen seguir montados en la creencia de que la solución del “estímulo fiscal” siempre funcionará bien (es decir, echarle más dinero al problema y esperar que se resuelva), es cada vez más evidente que las respuestas deben buscarse ahora en los niveles más locales, para empezar a considerar soluciones genuinas. Las propias comunidades afectadas y su gente son quienes mejor pueden considerar cómo se desenvolverá la contracción económica en sus regiones, pueblos y aldeas específicas. ¿Podemos ayudar a construir una nueva economía que tenga como objetivos centrales la equidad, la sostenibilidad medioambiental y el bienestar humano? Esto podría significar negocios más regionales y locales, enfocados en las fortalezas naturales de la zona. ¿Dónde se puede encontrar el dinero y las inversiones necesarias para desarrollar nuevas actividades que sean más relevantes en un futuro sin combustibles fósiles? Mientras muchos trabajadores luchan con las realidades del derrumbe crediticio y el pico del petróleo, ¿qué otro tipo de negocios podrían desarrollarse en la región?

A nivel macro ya existen ideas sólidas para fundar tal enfoque. El trabajo de Peter Victor en su obra Managing Without Growth (Manejándonos sin Crecimiento) demuestra que, incluso ahora, algunas políticas económicas amplias dirigidas más específicamente a generar bienestar para las personas en Canadá, podrían lograr un alto índice de empleo, atención sanitaria para todos, y dejaría un mundo menos degradado para la generación siguiente. Sin embargo, Victor concluye que de momento esto sería políticamente imposible, a no ser que la iniciativa surgiera desde movimientos de base. El trabajo de Herman Daly llamado Steady-State Economics (La Economía Estabilizada) pretende maximizar el desarrollo económico cualitativo y equitativo, tratando de satisfacer las necesidades reales de las personas y del planeta, en lugar de enfocarse como el modelo actual en la maximización del crecimiento económico cuantitativo, que simplemente crea nuevos “deseos” y “cosas para comprar”. Las Iniciativas de Transición pueden demostrar cómo podría funcionar una sociedad de tales características, y cómo podría sentirse si se la construye sobre una escala humana. Ese apoyo de las organizaciones de base más el mensaje vivo de los visionarios como Daly, nos muestran el poder y la capacidad resiliente de las alternativas que podemos empezar a crear ahora mismo a nivel local.

_______________________

 

Si te interesa explorar más en profundidad la relación entre Economía y Transición, una buena forma de comenzar es el entrenamiento denominado “Crash Course” (El Curso del Crash) a través del sitio web de Chris Martenson:

http://www.chrismartenson.com/crashcourse/espanol