Tag Archives: Castellón

De Guindos espera un informe internacional para decidir sobre el almacén de gas Castor

FUENTE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado este lunes que el Gobierno va a “primar la seguridad” en el proyecto de almacén de gas Castor en Castellón, después de conocerse el primer informe que relaciona los seísmos de 2013 en la zona con la inyección de gas en Castor, que se paralizó por estas sospechas.

En declaraciones a la prensa antes de ofrecer una conferencia sobre la Unión Bancaria en Esade, ha explicado que el Gobierno todavía está pendiente de “algún informe internacional”, pero que va a ser extremadamente prudente sobre este tema.

Según un informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) conocido este lunes, los seísmos registrados en el litoral norte de Castellón durante el verano de 2013 tienen una “relación directa” con la actividad en el almacén de gas Castor. Según este documento, esta actividad, además, ha acelerado un proceso sismotectónico de acumulación de esfuerzos que ya existía en la zona aunque no estaba caracterizada.

A finales de agosto de 2013, la inyección de gas en el almacén de gas de Castor, a unos 20 kilómetros de la costa frente a Vinaròs, coincidió con una serie de seísmos, uno de ellos de magnitud 3,5 magnitud que motivó que a mediados de septiembre, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo paralizara las actividades para comprobar si existía relación.

El Instituto Geográfico Nacional, comenzó a detectar actividad sísmica el 5 de septiembre de 2013 y se inició un seguimiento especial debido al incremento diario de la actividad. Inicialmente, la localización de los epicentros se situó en torno a la plataforma instalada para ejecutar el citado proyecto. El ministro José Manuel Soria aseguró en reiteradas ocasiones que la actividad no se reanudaría si no se podía garantizar totalmente la seguridad en la zona, algo que dependería de los informes técnicos detallados encargados el 26 de septiembre

El proyecto Castor amenaza el ecosistema de Castellón

DEPENDENCIA ENERGÉTICA | LA PLANTA DE GAS TENDRÁ LA MAYOR CAPACIDAD DE ALMACENAJE DE EUROPA

El proyecto Castor amenaza el ecosistema de Castellón

Los intereses de empresas como ACS son definitivos para que la planta siga adelante, a pesar de los daños sobre el entorno y la salud que acarreará esta infraestructura.

Víctor A.C. / Colectivo anti Castor (Castellón)

Viernes 21 de mayo de 2010.  Número 126

Desde hace unos años se proyecta, con gran secretismo por parte de las empresas interesadas y de la administración, el proyecto Castor. Dicho proyecto será la planta de gas más grande del Estado español y una de las de más capacidad de almacenamiento de Europa. Este proyecto, consorcio de varias empresas, tuvo como inversor principal al grupo canadiense ESCAL-UGS. Y ahora uno de sus máximos accionistas es el grupo ACS.

JPG - 102.4 KB
DEPENDENCIA ENERGÉTICA. Centroeuropa busca alternativas al gas que viene de Rusia.

El proyecto Castor entra dentro de las estrategias energéticas europeas por las que España se dispone como un país almacenador-distribuidor de gas argelino. A nivel estatal el almacén de gas permitiría, en caso de escasez, garantizar durante más de 30 días gran parte del suministro estatal, y cubrirá prioritariamente la demanda de la industria azulejera de Castellón. Está proyectada una planta terrestre situada en Vinaròs (norte de Castellón) y ocupará una extensión de aproximadamente unas 30 hectáreas. Se compondrá de varias chimeneas de venteo, incineradoras, caldera y cinco turbinas. La planta terrestre servirá de punto intermedio entre el almacén submarino y la Red Nacional de Gaseoductos. Por otra parte, el gaseoducto conectará la planta terrestre con el mar, donde se situará el almacén submarino con capacidad para 1.300 millones metros cúbicos.

A finales de los ‘70 se hicieron prospecciones petrolíferas en la costa del delta del Ebro y se encontraron varios pozos. Uno de ellos, el pozo Amposta, dejó de ser útil y Shell dejó de explotarlo en 1988. Es en esta antigua bolsa de petróleo donde quieren inyectar el gas procedente de Argelia. El terreno calcáreo de la zona hace que la mal llamada “bolsa” de petróleo sea en realidad una serie de conexiones ramificadas en las cuales aún quedan restos de petróleo. Al extraerlo, las cavidades se llenaron de agua pero existen todavía grandes cantidades de crudo que podrían escaparse a la superficie durante la fase de inyección de gas. La amenaza de una posible “marea negra” se cierne sobre las costas próximas, entre otras las del Parque Natural del Delta del Ebro.

Según dicen, la empresa, sus estudios técnicos y la administración local, el proyecto Castor es casi inocuo para la salud humana y las posibilidades de accidente son ínfimas. Sin embargo se calcula que se emitirán 29.000 toneladas de CO2 al año, o lo que es lo mismo 79.000 kilos de CO2 al día. Por otra parte, el petróleo que aún queda en lo que se proyecta como almacén submarino contiene grandes cantidades de azufre, lo que significa que cada vez que se extraiga el gas tendrán que funcionar los quemadores para poder depurar el gas y quemar el petróleo, soltando a la atmósfera dióxido de azufre, dióxido de carbono, monóxido de carbono, metano y otros gases.

Estos elementos producen lluvia ácida, que ya afecta a los cercanos bosques Dels Ports por culpa de la central térmica de Andorra (Teruel). Estas emisiones provocan en el Estado español 16.000 muertes prematuras al año directamente relacionadas con la contaminación atmosférica. Además, los habitantes de las zonas próximas a las grandes industrias tienen más posibilidades de desarrollar enfermedades cardiorrespiratorias que el resto.

Las posibilidades de contraer un cáncer de pulmón, laringe o tejido conjuntivo es hasta tres veces superior a la media estatal. Un proyecto de esta envergadura cambiará completamente las realidades socioeconómicas de la región: afectará a la gente que vive del campo y de la mar, creando las situaciones propicias para fomentar alrededor de la planta de gas otros proyectos ligados a la industria y a la energía, como una central de ciclo combinado.

Proyecto Castor: terremotos y riesgos medioambientales


 FUENTE

La Fiscalía investigará los terremotos en la zona de Castellón próxima al almacén de gas Castor

Rtve.es. 04/10/2013

Hoy en “La ventana” traemos una noticia que inunda los medios y deja alguna boca abierta entre los ciudadanos. El almacenamiento de gas natural a través de un pozo petrolífero en el entorno de Castellón ha provocado repetidos terremotos en la zona. Descubre por qué ocurren y cómo es la actividad productiva que los ocasiona.


Los hechos

El proyecto Castor ejecuta el almacenado de gas natural en el fondo marino. El gas es traído desde un gasoducto próximo de la red nacional y se inyecta con la ayuda de un pozo petrolífero agotado. El pozo se encuentra cerca de Vinarós y del Delta del Ebro. Este hecho parece estar relacionado con repetidos terremotos que llevan días aconteciendo en el entorno de Castellón, lo que ha provocado el cese inmediato de la actividad. En los últimos días se han producido más de una veintena de seísmos, que han llegado a percibirse incluso en el Delta del Ebro. El mayor, con una magnitud de 4,1 grados en la escala de Richter.
El proceso productivo
El objetivo de almacenar gas es satisfacer las necesidades de los consumidores en los períodos punta. Es decir, almacenar durante primavera y verano, en que el consumo se reduce entre la población, y suministrar desde el almacén al gasoducto en las épocas críticas. Se intenta dar abasto en el suministro, sin interrupciones. De acuerdo a la regulación europea, los comercializadores y consumidores directos -aquellos que hagan uso del derecho de acceso- tienen la obligación de mantener unas reservas equivalentes a 20 días de ventas en firme del ejercicio anterior. En el proceso de almacenamiento, además, se comprime el gas un poco más de lo habitual.
Almacenes de este tipo, que guardan el gas trayéndolo desde gasoductos de la red nacional, hay cinco en España: Gaviota y Castor (ambos situados mar adentro), Yela, Serrablo y Marismas. Existen, por otra parte, proyectos para construir algunos nuevos. Los depósitos se encuentran en medios acuáticos. En Castor se inyecta el gas con la ayuda de un pozo petrolífero agotado.Según explica Enagás, propietaria de Gaviota, Yela y Serrablo, el gas inyectado desplaza al agua que rellena los huecos de la roca almacén que está sellada por otra roca impermeable. En otoño e invierno parte del gas almacenado se reincorpora al gasoducto de la red a través, nuevamente, del pozo petrolífero.
La plataforma inyecta el gas en el almacén submarino
En los almacenamientos situados mar adentro, como es el caso de Castor y Gaviota, el gas se lleva hasta una plataforma marina a través de un tramo de tubería submarino. Junto a este gas, existe un denominado gas de colchón que queda atrapado entre los poros y que, aunque no es útil, es necesario para que la instalación funcione. Cuando el gas es devuelto a la red, el agua vuelve a rellenar los poros.
El yacimiento de Serrablo, propiedad de Enagás, está situado entre las localidades de Jaca y Sabiñánigo (Huesca) y ocupa un antiguo yacimiento de gas natural. El de Gaviota, que también utiliza un antiguo yacimiento de gas, está frente a la costa de Bermeo (Vizcaya), y cuenta con una capacidad total es de 2.681 millones de metros cúbicos y una inyección máxima de 4,5 millones. Yela, ubicado en Brihuega (Guadalajara) se puso en marcha en el último trimestre de 2012, su capacidad total es de 2.000 millones de metros cúbicos y su inyección máxima es de 10 millones. Se asienta sobre un acuífero salino fósil situado a 2.300 metros de profundidad.
El proyecto Castor, propiedad de Escal UGS (participada en 66,67 % por ACS), tiene una capacidad total de 1.900 millones de metros cúbicos y la capacidad de inyección es de 8 millones. Castor, cuya actividad se ha interrumpido durante la fase previa a la explotación debido a los seísmos, aprovecha un antiguo pozo petrolífero, situado a 1.750 metros de profundidad, y tiene capacidad para almacenar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema español durante 50 días.
Por último, Marismas, propiedad de Gas Natural Fenosa, es un pequeño almacenamiento que aprovecha un antiguo yacimiento de gas con una capacidad total de 61 millones de metros cúbicos y una capacidad de extracción de 0,36 metros cúbicos diarios. En esta misma zona, la compañía prevé construir un nuevo almacenamiento, con el mismo nombre, que tendrá una capacidad total de 514 millones de metros cúbicos.
Las consecuencias
El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha dicho que, según el Colegio Nacional de Geólogos y el Instituto Geográfico y Minero,«parece ser» que hay una «relación directa» entre la inyección de gas en el almacenamiento subterráneo de Castor, frente a las costas de Castellón, y los «microseísmos» en la zona.
«El almacenamiento podría estar en el origen de los seísmos pero todavía no tenemos constancia científica de ello. Serán los expertos lo que tendrán que determinarlo», ha afirmado Soria en declaraciones a Onda Cero.El Ministerio de Industria dictó una resolución para parar «todo tipo de actividad adicional» en Castor «hasta que no se sepa exactamente lo que está pasando».
El director del proyecto Castor y presidente de ESCAL-UGS, Recaredo del Potro, ha descartado este martes que los microseísmos registrados en el sur de Tarragona y norte de Castellón se hayan producido por el movimiento de la falla de Amposta y los ha relacionado con el desplazamiento de alguna pequeña falla colateral. El informe preliminar del Instituto Geológico y Minero (IGME) corrobora que la falla de Amposta, la de mayor tamaño y por tanto la más peligrosa, no ha registrado ningún movimiento.
Plataforma Gaviota.
Fuente: http://www.deia.com
En el entorno del almacén subterráneo de gas existen otras cuatro fallas peligrosas, según el informe del IGME. Una de ellas incluso podría desencadenar un seísmo con una con una magnitud máxima de hasta 6,9 en la escala de Richter. El gas inyectado puede provocar perturbaciones en las fallas y el desplazamiento de éstas. La consecuencia, el desencadenamiento de un seísmo.
Otro de los riesgos se basa en los posibles escapes de gas que pudieran verterse al océano, tras producirse los terremotos. Afortunadamente, parece que no se han detectado emisiones fuera del almacén, de momento.
La actual Ley de Responsabilidad Medioambiental de 2007 insta a las empresas a mantener un plan de prevención ambiental que, en algunos casos, según las actividades, implica el disponer de una garantía financiera para hacer frente a los costes de los daños medioambientales ocasionados por su actividad. Además, deben establecer medidas preventivas y protocolos de emergencia ante accidentes. Los desencadenantes naturales, como causas de origen natural (seísmos), también han de ser considerados.

La Guardia Civil ha comprobado que no existe actividad en la zona y la Fiscalía investiga la causa penal. Es el momento de recordar un artículo sobre Fracking que publicamos en “La ventana“. Esta actividad se basa en la inyección de materiales para extraer gas shale. Como se comenta en el texto, este tipo de explotación conlleva también un riesgo claro de terremotos en la zona. Si la Administración no es suficientemente prudente y responsable en estos temas, el peligro para la población parece asegurado. Esperemos que, de una vez por todas, las decisiones corran a cargo de profesionales en la materia

¿Por qué tiembla Castor?

FUENTE

En el último mes se han registrado más de 300 seísmos en la costa de Castellón y de Tarragona. Entre la 1.00 horas y las 8.00 de este jueves, se registraron los (hasta ahora) 25 últimos, dos de ellos de una magnitud 4,1 en la escala de Richter y, en la madrugada del miércoles, uno de ellos alcanzó los 4,2 grados.

Los expertos geólogos afirman que se deben a la “sismicidad inducida” por el polémico proyecto Castor. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha anunciado que se paralizarán nuevas inyecciones de gas mientras no se garantice la “seguridad total” de la población y la Diputación de Castellón ha anunciado que emprenderá acciones legales contra los ex ministros socialistas, a los que hace responsables de “la tramitación y la adjudicación” de la concesión de almacenamiento subterráneo del proyecto Castor.

¿Qué es?

El proyecto Castor es un almacén subterráneo de gas natural situado a 22 kilómetros de la costa, frente a Vinaroz, en Castellón, que aprovecha un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar. El gas se recoge de la red nacional de gasoductos en una planta costera y llega a través de un conducto hasta la plataforma marítima, desde la que se bombea hasta la cavidad natural submarina que hace de depósito y donde permanecerá hasta que precise ser utilizado.

¿Para qué sirve?

La finalidad del almacén es contribuir a regular el suministro de gas y asegurar las existencias mínimas en el país. Permitiría almacenar el equivalente a un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días o, lo que es lo mismo, el suministro necesario para abastecer a cinco millones de valencianos durante tres meses. La capacidad de almacenamiento es importante para garantizar el suministro en un país como España, que importa prácticamente la totalidad de su consumo. Este tipo de almacenamiento permite al sistema gasista español hacer frente a puntas de consumo o a interrupciones en el suministro, entre otras eventualidades, explican desde Enagás.

El proyecto

Con un coste máximo reconocido de 1.272 millones de euros, el desarrollo de la infraestructura se concedió a Escal UGS, propiedad en un 66,6% del grupo ACS. Esta cantidad irá con cargo a la tarifa del gas durante 20 años a partir de su entrada en funcionamiento. Si el proyecto no sale finalmente adelante, en Escal advierten que “el Estado tendría que asumir el coste completo auditado del proyecto, funcione o no”.

En julio de 2010 ‘desembarcaba’ la plataforma en la costa de Castellón. En octubre de ese mismo año se perforaban los primeros sondeos para la construcción del almacén y entre enero de 2011 y febrero de 2012 se construía el gasoducto que une la planta terrestre con la plataforma marina.

¿Qué impacto tendrá en los precios del gas?

Según fuentes del sector, una vez que el almacen entre en funcionamiento su coste comenzará a reflejarse en la factura del consumidor, con un impacto estimado próximo al 6% anual.

¿En qué punto está el proyecto?

Se necesitarían unos seis meses seguidos para inyectar los 1.300 millones de metros cúbicos del gas denominado de trabajo o útil, que se puede extraer cuando la demanda lo requiera. Junto a este, existe un denominado ‘gas colchón’ que queda atrapado entre los poros y que, aunque no es útil, es necesario para que la instalación funcione. El pasado 14 de junio comenzaron los trabajos para el llenado de este ‘gas colchón’ y se han inyectado ya 100 millones de metros cúbicos del total de 600 millones de ‘gas colchón’ necesario, con casi un año de retraso sobre los plazos previstos inicialmente.

El 13 de septiembre comenzaron a registrarse temblores y el 26 el Ministerio de Industria orden la paralización de esa actividad, aunque desde la planta se informó de que desde el día 16 ya había cesado debido a su planificación normal de trabajo.

[foto de la noticia]

¿Cuál es el problema?

Desde el pasado 13 de septiembre se han experimentado más de 300 seísmos en la costa de Castellón y Tarragona, la mayoría de baja intensidad con un pico máximo de una magnitud de 4,2 en la escala Richter. Expertos geólogos afirman que se deben a la “sismicidad inducida” por el proyecto Castor, provocada por la inyección de gas en la roca, aunque no hay consenso acerca de sus riesgos y evolución.

El almacenamiento se realiza inyectando el gas en “una roca caliza”, que acumula energía de manera natural por los procesos de dinámica de la Tierra y que se libera a través de ondas sísmicas, explica Luis Suárez, presidente del Colegio de Geólogos, por lo que hay “indicios racionales” sobre la relación entre la inyección de gas y los temblores, un vínculo sobre el que “no hay ninguna duda”, denuncia Ecologistas en Acción. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha admitido también que podría haber una relación entre las inyecciones de gas y los terremotos.

Según el mapa geotectónico del Instituto Geológico y Minero, la plataforma de inyección de gas está situada justo sobre una falla activa de más de 50 kilómetros de longitud.

Reacciones

Los grupos ecologistas manifestaron su oposición al proyecto en 2008 ante las carencias del informe de impacto ambiental. Ecologistas en Acción han pedido la paralización del proyecto. A nivel político, IU ha reclamado la “paralización inmediata” de la actividad del Proyecto Castor y ha pedido la comparecencia urgente en el Parlamento del ministro de Industria, José Manuel Soria, mientras que CiU ha pedido la comparecencia en el Congreso de los secretarios de Estado de Medio Ambiente y de Energía. Por su parte, la diputada de EU en las Cortes Valencianas Marina Albiol ha pedido a la Generalitat que inicie “acciones legales” contra la empresa Escal UGS.

Otros almacenes subterráneos

En España hay otros cuatro almacenes subterráneos de gas: Serrablo, en Huesca, en funcionamiento desde 1989; Gaviota, frente a la costa de Bermeo (Vizcaya), activo desde 1994; Yela, en Guadalajara, inaugurado en 2012; y Marismas, en Huelva.

*Con información de Miguel G. Corral y Víctor Martínez

Ayuntamiento de Castellón participará en una manifestación contra las prospecciones petrolíferas junto a Columbretes

FUENTE

Europa Press
lunes, 10 de febrero de 2014, 11:24
CASTELLÓN, 10 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Castellón participará en la manifestación contra las prospecciones petrolíferas junto a las Islas Columbretes y a favor del sector pesquero que se celebrará el próximo 22 de febrero en la ciudad, según ha anunciado el alcalde, Alfonso Bataller, quien ha detallado que miembros del equipo de gobierno asistirán a esta convocatoria.

“Queremos mostrar nuestra oposición a la realización de las prospecciones petrolíferas junto a este paraje natural, ya que defendemos la flora y fauna y a nuestro sector pesquero, ya que de éste dependen decenas de familias castellonenses“, ha señalado Bataller, quien ha apuntado: “no vamos a escatimar ningún esfuerzo en exigir la prohibición de dichas prospecciones“.

El primer edil ha recordado en un comunicado que desde el Ayuntamiento de Castellón se ha mostrado la “oposición” a las mismas en el pleno, se han realizado alegaciones y él mismo ha remitido una carta al ministro Soria “donde le he mostrado nuestro rechazo, en nombre de la ciudad de Castellón“.

El alcalde de Castellón ha señalado que el archipiélago de las Islas Columbretes, que forma parte del término municipal de Castellón, “es uno de los entornos naturales más singulares del Mediterráneo y un paraje de gran valor ecológico, como demuestra su declaración como Reserva Natural y Reserva Marina, por parte de la Generalitat Valenciana y del Gobierno de España“.

Las prospecciones petrolíferas pueden dañar a la fauna y provocar la huida de parte de la población, lo cual afectaría a las capturas de los pescadores de la zona, tal como ya denunció la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores“, ha indicado Bataller, quien considera que estas prospecciones “pueden entrañar un grave perjuicio para el entorno natural de las Columbretes

R2 Energy dice que hay “tres o cuatro” puntos con gas o petróleo en Castellón

FUENTE

Agencia EFE
Castellón, 31 oct (EFE).- El director de exploraciones de la empresa canadiense de prospecciones R2 Energy en Europa y Latinoamérica, Rafael López Guijarro, ha afirmado hoy que existen tres o cuatro zonas con interés “muy importante” en la zona del Alt Maestrat de Castellón para la obtención de gas o petróleo.
López Guijarro ha hecho estas declaraciones hoy en la Diputación de Castellón, donde ha expuesto, junto al director general de la compañía, Craig Steinke, el proyecto de R2 Energy para buscar posibles yacimientos de gas y petróleo a alcaldes y representantes de diferentes asociaciones.
La mercantil Montero Energy Corporation SL, dependiente de R2 Energy, ha presentado ante la Generalitat tres solicitudes de permisos para los proyectos denominados Aristóteles, Pitágoras y Arquímedes que se extienden en una superficie de 195.569,5 hectáreas en la provincia de Castellón.
La concesión del permiso supondría poder investigar sobre la existencia o no de gas e hidrocarburos durante un periodo de seis años, durante los cuales, han explicado, no se haría ninguna prospección, aunque sí sondeos.
En estos, que tienen un coste medio de 15 millones de euros, se contrataría a 200 personas. Una vez concluidos los seis años de estudio, se plantearía la posibilidad de la extracción de la materia prima.
El método utilizado para la extracción, según ha explicado López Guijarro, dependería del tipo de roca y de las características de la zona, pero debido a que se trata de un suelo con roca caliza, muy poco permeable, uno de los métodos utilizados en este caso es el “Fracking”.
Este método, prohibido en Francia, ha despertado la inquietud en los alcaldes del Alt Maestrat y ha propiciado la creación de una Plataforma Antifracking que considera que este método es perjudicial para el medio ambiente.
Miembros de esta plataforma, junto a representantes socialistas en la provincia, se han concentrado esta mañana a las puertas de la Diputación con motivo de la reunión.
Craig Steinke ha realizado una exposición sobre los trabajos y la larga experiencia en EEUU y otros países de R2 Energy y ha destacado las medidas de seguridad para la protección del medio ambiente que ha desarrollado la empresa.
Steinke ha asegurado que es “imposible” el contacto de los acuíferos con el gas en su extracción, y por tanto ha dicho que se trata de un método “limpio y de bajo impacto”.
El director general de la compañía ha resaltado el hecho de que España sea un país “extremadamente dependiente de la producción exterior” de gas.
Rafael López Guijarro ha dicho que el “Fracking” es una actividad “segura”, pero puede haber riesgos asociados a errores humanos, como “en cualquier otra actividad industrial”.
Al final de la reunión, el alcalde de Villafranca, Óscar Tena (PSPV), ha preguntado sobre la “toxicidad” de los productos químicos utilizados en el “Fracking”, algunos de los cuales, ha dicho, pueden ser cancerígenos.
López Guijarro ha explicado que sólo se utilizan diez sustancias en la extracción, que no son tóxicas.