Tag Archives: Declaración de impacto ambiental

Zapatero adjudicó el Castor a ACS sin valorar los riesgos sísmicos de inyectar y almacenar gas

FUENTE

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero adjudicó a Escal UGS, la compañía controlada por ACS, la construcción y explotación del almacén subterráneo de El Castor en 2009 sin valorar los riesgos sísmicos ni de la zona ni de la actividad de inyección y almacenaje de gas.

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aprobada por el Ministerio de Medio Ambiente que entonces dirigía Elena Espinosa fue “favorable” al proyecto y no contenía ni condicionamientos ni alertas sobre riesgos sísmicos, pese a las advertencias del Observatorio del Ebro, que en su día pidió al Gobierno de Zapatero que se estudiara “la frecuencia y magnitud de la actividad sísmica incluyendo pruebas que aseguren que las presiones debidas a la inyección no causen fracturas en las rocas”.

Tanto la DIA de Medio Ambiente como las autorizaciones dadas por el Ministerio de Industria para que ACS pusiera en marcha El Castor se acogieron a la legislación vigente.

“Parece que todo fue legal y se respetó la normativa vigente, pero quizá se pecó de imprudencia al hacer caso omiso a voces expertas como las del Observatorio del Ebro y del Colegio de Geólogos”, señala una fuente experta en temas sísmicos.

El actual ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, también ha confirmado que la DIA aprobada en 2009 “no tenía ningún condicionamiento relativo a problemas sísmicos”.

La normativa europea es muy laxa y genérica en cuanto a la prevención de riesgos sísmicos en los países miembros y, por ende, la legislación española también. De hecho, el Colegio de Geólogos lleva años reclamando un plan integral de prevención del riesgo sísmico.

La última vez que lo pidió públicamente fue en mayo pasado, cuando denunció que dos años después del terrible terremoto de Lorca (Murcia), no se haya implantado en España un plan de prevención de riesgos y que los poderes públicos lo que hacen es “tomar medidas curativas de remediación (sic) de los daños causados”.

El decálogo elaborado por el Colegio para minimizar los riesgos sísmicos tras el terremoto de Lorca fue enviado a las Administraciones públicas y cayó en saco roto, recuerdan. También ayer la Generalitat catalana afirmó, a través del consejero de Territorio, Santiago Vila, que en su día advirtió al anterior Gobierno de que era necesario analizar las consecuencias sísmicas del Castor, aunque éste las desoyó.

“Seguramente no era preceptivo, pero no se hizo”, dijo el consejero, en línea con lo que la Generalitat ha venido señalando estos días, después de que se hayan producido ya más de 300 terremotos, varios de ellos en los últimos cuatro días con una magnitud de entre 4,1 y 4,2 en la escala Richter, lo que ha provocado temblores y alarma social en el sur de Tarragona y el norte de Castellón. A última hora de ayer, la web del IGN había registrado más de 20 seímos en las últimas 20 horas.

La Generalitat ha acusado a ACS, compañía presidida por Florentino Pérez, de falta de transparencia y negligencia, al no facilitar información detallada y no prever los terremotos.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner (PP), fue más allá al acusar a los ex ministros socialistas Cristina Narbona, Elena Espinosa, Miguel Sebastián y Joan Clos de ser los responsables de dar las autorizaciones a ACS y les “exigirá responsabilidades legales” si se demuestra que actuaron con negligencia, además de no hacer caso a las advertencias de los geólogos.

Desde la filial de ACS, Escal UGS, se recuerda que la compañía avisó de que se podrían provocar microseísmos por las inyecciones de gas colchón para poner a punto el reservorio, de cara a su entrada en actividad comercial, pero que nunca imaginaron que habría tantos terremotos y de tanta intensidad. Máxime cuando los más preocupantes, los que ha sentido la población, se han producido esta semana, pese a que la empresa confirma que no se inyecta gas desde el 16 de septiembre.

Vozpópuli ha venido informando desde el principio (el 11 de septiembre Escal comenzó a inyectar gas) de la creciente avalancha de terremotos registrados desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN). Entre las 23:00 horas y las 23:30 de este miércoles se produjeron sendos terremotos de una magnitud de 4,1 grados.

El ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, que bajo el paraguas de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, está supervisando la situación provocada por El Castor, cree que hay “una probabilidad alta” de que la causa de los terremotos sea la inyección de gas colchón, según el estudio preliminar de los datos que manejan los técnicos del IGN y del Instituto Geológico Minero.

Industria decretó el cierre temporal de El Castor y la suspensión de las inyecciones de gas el 25 de septiembre. Este cierre podría tornarse en definitivo, como exige la Generalitat catalana, si se constatan riesgos serios para la estabilidad sísmica de la zona provocados por el almacén subterráneo.

En caso de cierre, ¿quién pagaría los 1.300 millones de euros (sin gastos financieros) que ha destinado el grupo de Florentino Pérez para desarrollar el proyecto, frente a los 500 millones presupuestados inicialmente. Industria tiene en marcha una auditoría sobre los costes del proyecto, cuyas conclusiones no se conocen, y también tendrá que emitir un informe sobre las causas de los terremotos, por lo que el nerviosismo se ha instalado en la sede de ACS en Madrid.

Fue Industria la que cambió la normativa vigente para elevar a 20 años el periodo de amortización de la inversión y fijar una retribución más favorable para ACS. Ahora todo está en el aire.

Anuncis

El almacén de gas de Yela, como el Castor, no requirió de una declaración específica sobre seísmos

FUENTE

El almacén subterráneo de gas de Yela, en Brihuega, tampoco incluyó una Declaración específica sobre seísmos, sencillamente porque la Ley de Hidrocarburos que regulaba su construcción, que data del gobierno de Aznar, solo obligaba a la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

Esta ausencia de una Declaración de Impacto Sísmico es uno de los reproches que los ayuntamientos afectados de Castellón y Tarragona hacen a la administración ante los múltiples terremotos que se están produciendo en la zona donde se levanta el Castor, un almacén subterráneo a 22 kilómetros de la costa.

El portavoz de la comisión de Industria y Energía del Senado, el alcarreño Jesús Alique va a preguntar al gobierno por las medidas que piensa adoptar para que la inyección de gas en el depósito subterráneo natural de Yela, que está a 2.300 metros de profundidad, no acabe generando actividad sísmica en su entorno. Hay otra circunstancia que conecta a los dos almacenes citados: el Castor está a 60 kilómetros de la central de Ascó y el de Yela a solo a 19,12 kilómetros en línea recta de la nuclear de Trillo, sin bien el almacén marino tiene un problema añadido: la falla de Amposta, de 51 kilómetros, que está activa, mientras que el área de Trillo está considerada como una de las de menor  actividad sísmica de la península. Aun así,  el último simulacro que ordenó el Consejo de Seguridad Nuclear incluyó la acción de un fuerte terremoto en Trillo y las medidas en las centrales nucleares se han reforzado tras el accidente de Fukusima.

El Grupo Socialista ha presentado en el registro de la Cámara Alta una serie de escritos solicitando la comparecencia del Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, para que explique, en primer lugar, la situación del almacenamiento subterráneo de gas del proyecto Castor, frente a las costas de Vinaròs en Castellón y Las Terres de l´Ebre en Tarragona, y las medidas adoptadas ante la aparición de los microseísmos que se están produciendo en la zona.

yela-cn trilloEl portavoz del PSOE en Industria, Energía y Turismo y senador por Guadalajara, Jesús Alique, ha sido el impulsor de estas iniciativas y va a presentar una más, según adelantó a Guadalajaradiario.es, a propósito del almacén de Yela. Dado que tampoco hubo una Declaración específica en materia sísmica, quiere saber qué medidas adoptará el Gobierno para que las inyecciones de gas en el almacén y su actividad no tengan una incidencia en la actividad sísmica de la zona, y recordará que apenas a 20 kilómetros de Yela hay una central nuclear, la de Trillo, y otra en fase de desmantelamiento, la José Cabrera de Almonacid de Zorita. En Tarragona y Castellón se han levantado voces que han llegado a pedir la paralización de la central nuclear de Ascó, situada a 60 kilómetros de la plataforma del Castor, “hasta que se aclare todo esto”, según el testimonio de un ingeniero de la central citado por “La Vanguardia”.

Castor es un proyecto impulsado por ACS y según el presidente de Escal UGS, la encargada del desarrollo del almacén, la infraestructura está en perfectas condiciones y debe seguir funcionando. Cuestionado sobre su relación entre el almacenamiento de gas –cautelarmente se han detenido nuevas inyecciones de gas–asegura que los terremotos son naturales: “Es decir, se tenían que haber producido sí o sí en el futuro. Nosotros puede que los hayamos adelantado con la actividad del almacén de gas”, decía a El Mundo. 

Yela2EL ALMACÉN DE YELA.- El proyecto de almacenamiento subterráneo de Yela tiene un doble objetivo, según una respuesta del Gobierno, de mayo de 2002, al senador Jesús Alique: por un lado, constituir una reserva de gas natural para hacer frente a posibles interrupciones del suministro y, por otra, permitir la modulación estacional  de la oferta y de la demanda de gas. Así, el Gas Procedente de la Red Básica de Gaseoductos (RBG) es comprimido e inyectado en el almacenamiento subterráneo en verano , desplazando  el agua de la formación, normalmente en los meses de mayo a octubre cuando la demanda y los precios son menores. Y el proceso de producción concluye en invierno, normalmente durante el periodo de noviembre a marzo, en que se extrae el gas, se trata en la planta y se envía a la red a través del  citado RBG. Entonces, el agua vuelve a rellenar los pozos del acuífero.

LA CONCESIÓN.- La concesión del almacén subterráneo data de 20 de julio de 2007, mediante la cual se otorga a Enagás S.A. el reconocimiento de utilidad pública. Realizados los trámites oportunos, incluida la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental con carácter preceptivo, el BOE de 30 de abril de 2009 otorgó  la autorización administrativa y reconocimiento de utilidad pública de los trabajos.

Yela1La construcción de la planta de inyección y extracción en la localidad de Yela, una pedanía de Brihuega con apenas 30 empadronados, finalizó en el primer trimestre de 2012 y la Subdelegación del Gobierno de Guadalajara autorizó, el 30 de marzo del pasado año, a que el titular empezara a inyectar el colchón de gas necesario para alcanzar una presión de trabajo suficiente. Ese colchón de gas inmovilizado ocupa 900 millones de metros cúbicos y el resto, hasta 1.050 millones de metros cúbicos, es el gas útil que se comercializa. En total: 1.950 millones de metros cúbicos, con una inyección máxima de 10 millones de m3/d. y una producción máxima de 15 millones de m3, también día. Casi triplica la capacidad de los 2 almacenamientos que Enagás tiene en España y el objetivo es garantizar el suministro de  gas a Madrid y la zona centro.

El almacén de Yela está en funcionamiento, y de hecho Enagás  informa diariamente de su actividad. Así, podemos saber que la última inyección de gas que se hizo fue el pasado 1 de octubre, con capacidad para producir  110.387 kw/hora, y que  el día 4 de octubre había en Yela gas equivalente a 2.482.880.563 kw/h.

La inversión en Yela, sin incluir el gas colchón, ascendió a 219,1 millones de euros.

yela mapa gasALMACENES SUBTERRÉNEOS EN ESPAÑA.- Existen 627 almacenamientos de gas subterráneos en el mundo, 81 de los cuales son en acuíferos salados profundos, incluido uno bajo el casco urbano de Berlín. En España hay tres a pleno funcionamiento, 5 en desarrollo entre los que se incluyen el de Yela y el Castor, y 1 en investigación.

 

TRES GASEODUCTOS.- El almacén subterréneo de Yela distribuye su gas a través de la red de gaseoductos. El Algete-Yela se encuentra en funcionamiento desde 2011 y el gasoducto Zarza de Tajo-Yela está previsto que inicie su construcción en enero de 2013. Al norte de España se distribuirá  a través del gaseoducto Yela-Villar de Arnedo, en la Rioja, una infraestructura de 250 kilómetros -de ellos 136 en la provincia de Soria- en la que ha invertido 167 millones de euros y que está llamado a jugar un papel “estratégico” en el suministro de gas natural al norte peninsular y las conexiones internacionales en Francia. Además con este gasoducto se consigue diversificar estratégicamente los suministros de gas natural a España que, en la actualidad, dependen mayoritariamente de la región del Magreb, según Enagás.

El gasoducto -con un diámetro de las tuberías de 30 pulgadas y una presión máxima de 80 bares- es uno de los tres que conectarán el almacenamiento de Yela, recientemente puesto en marcha, con el Sistema Gasista Español.

Enagás considera a Yela, una infraestructura clave para la seguridad de suministro del país, por su ubicación estratégica en el centro de la península.

Proyecto Castor: No a cualquier precio

FUENTE

Toni Ferrándiz. Miembro de la junta directiva provincial de Ciudadanos. 

Los ciudadanos no pueden ser los perjudicados ante un proyecto o actividad, bien alentada por la propia Administración o por cualquier multinacional, que ponga en peligro su integridad física, la de sus bienes, o su salud y, no menos importante, que pueda afectar negativamente al medio ambiente. Los ciudadanos somos los primeros destinatarios de toda acción política tendente a procurar prosperidad y bienestar y, en todo caso, quienes deberán situarse siempre por detrás, serán aquellos con intereses económico-comerciales, leáse las empresas o grandes multinacionales.

Por desgracia, estamos siendo testigos de que, en nuestra sociedad, ese interés primario por el ciudadano en muchas ocasiones queda relegado a los intereses económicos de grandes empresas o lobbys. Pero es que al Estado, ¿no le interesa el bienestar y la seguridad de la ciudadanía? ¿Por qué cuando se tiene el poder de decidir y facilitar el bien común de las personas se opta tantas y tantas veces por otros intereses?

En nuestra provincia se han levantado muchas voces de ciudadanos en contra del Proyecto Castor y de la técnica del ‘fracking’, y con razón. Uno de los deberes de cualquier poder público es velar por la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos y no se puede continuar alentando una técnica para el almacenamiento de gas y posterior extracción, cuando se ha demostrado que ésta ha sido la causante de cientos de seísmos en las provincias de Castellón y Tarragona, aunque estos “por el momento”, hayan sido de baja intensidad, uno de ellos de 4’2 grados en la escala de Richter.

Ha existido, no voy a decir dejación de la Administración al aprobar la Declaración de impacto ambiental que se realizó para el Proyecto Castor, ya que en su momento no era obligatorio incluir en la misma los posibles riesgos sísmicos, pero sí una cierta temeridad por su parte, al no requerir en esa Declaración para que se incluyera un apartado sobre “todos” los riesgos que pudieran ser consecuencia de los trabajos para el almacenamiento del gas.

Como no podía ser de otra manera, soy partidario del progreso, aunque no a cualquier precio, y de la utilización racional de los recursos naturales, pero siempre existiendo una previsión de equilibrio entre medio ambiente y desarrollo económico. El propio Tribunal Constitucional en su sentencia 64/198 de 4 de noviembre, sintetiza ese equilibrio al manifestar que: “El art. 45 de la Constitución Española recoge la preocupación ecológica surgida en las últimas décadas en amplios sectores de opinión que se ha plasmado también en numerosos documentos internacionales. En su virtud, no puede considerarse como objetivo primordial y excluyente la explotación al máximo de los recursos naturales, el aumento de la producción a toda costa sino que se ha de armonizar <la utilización racional> de esos recursos con la protección de la naturaleza, todo ello para el mejor desarrollo de la persona y para asegurar una mejor calidad de vida…”.