Tag Archives: Instituto Geográfico Nacional

CASTOR. EL ALMACÉN DE GAS PROVOCÓ LA ACTIVIDAD SÍSMICA EN UNA FALLA NO CARTOGRAFIADA Leer más: CASTOR. EL ALMACÉN DE GAS PROVOCÓ LA ACTIVIDAD SÍSMICA EN UNA FALLA NO CARTOGRAFIADA http://www.teinteresa.es/politica/ALMACEN-PROVOCO-ACTIVIDAD-SISMICA-CARTOGRAFIADA_0_1136887583.html#WaQ1pjVtxGOeGest OpenBank: SIN GASTOS NI COMISIONES. Hazte cliente, SIMPLIFICA Tu dinero siempre disponible cuando quieras

FUENTE

– El Instituto Geográfico Nacional concluye que el almacén es responsable de los movimientos sísmicos. El almacenamiento subterráneo de gas del proyecto Castor, situado frente a las costas de Castellón y Tarragona, provocó la actividad sísmica que causó alarma en septiembre de 2013 en las poblaciones de esas zonas, al afectar a una varias fallas próximas que no están cartografiadas, ya que no se trata de la falla de Amposta, según revela un informe del Instituto Geográfico Nacional.
El informe señala que, “sin perjuicio de estudios geológicos posteriores, todo indica que la sismicidad inducida es resultado de la actividad de inyección de gas que, a su vez, ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado”.
Los estudios y análisis del Instituto Geográfico Nacional sobre el epicentro de los movimientos sísmicos indican que el origen de los mismos no se encuentra en la falla de Amposta, registrada en el fichero de fallas activas del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), sino que se trataría “de otra falla, no cartografiada”.
El informe advierte de que la identificación de la falla que haya sido responsable de la sismicidad “debe ser labor muy especializada de geólogos con experiencia en sismotectónica” y añade que “en España es habitual que las fallas responsables de terremotos, no rompan en superficie y se necesitan estudios específicos para identificarlas”.
Asimismo, explica que, teniendo en cuenta la sismicidad histórica e instrumental anterior al 5 de septiembre de 2013 y la peligrosidad sísmica natural de la zona, obtenida a partir de las estructuras geológicas activas conocidas, todo indica que el origen de la actual serie sísmica registrada tiene una relación directa con el proyecto Castor.
No obstante, afirma que llega a esta conclusión “sin perjuicio de que tal valoración se confirme con estudios geológicos que se pongan en relación con las características de la inyección” de gas.
CRONOLOGÍA
Aunque la inyección de gas en la plataforma se inició en el mes de junio de 2013, hasta el 5 de septiembre no se registró ningún sismo. Entre esa fecha y el 15 de octubre se contabilizaron 512 y la magnitud máxima fue de 4.2. Quince de estos movimientos fueron sentidos por la población.
Hasta 1920, el número de sismos que aparecen en la base de datos del Instituto Geográfico Nacional es de 6, con una intensidad máxima, sentidos por la población, de V. Desde 1920 hasta el 1 de junio de 2013 el número es de 203, con una magnitud máxima de 3.3.
En el análisis de los años anteriores a 2013 las cifras que expone el informe es que en 2011 hubo 3 sismos, con una magnitud máxima en el periodo de 1.7; mientras que en 2012 hubo 7 con una magnitud máxima de 3.3. Desde el 1 de enero de 2013 hasta el 4 de septiembre de ese año no se contabilizó ninguno.

El IGNE avala que el Castor causó los 540 terremotos en Vinaròs

FUENTE

N. Martín/j.J. Benito castelló El informe oficial del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre los seísmos de Vinaròs concluye de forma contundente que los 540 terremotos registrados fueron inducidos por la inyección de gas de la plataforma Castor y advierte que el fenómeno se desató debido a una falla hasta la fecha desconocida y no cartografiada.
Según el informe de los expertos de la Red Sísmica Nacional (RSN), la identificación de dicha falla «requerirá de una labor muy especializada de geólogos con experiencia en sismotectónica», ya que en España «es habitual que las fallas responsables de terremotos no rompan en superficie y se necesitan estudios específicos para identificarlas».
Con respecto a la mencionada falla, hasta ahora desconocida, el Instituto Geográfico sólo ha podido revelar que posee un buzamiento prácticamente vertical y que su localización podría entrañar un complejo trabajo de investigación, lo cual respalda las tesis de expertos que advertían sobre la necesidad de al menos dos años de estudios para poder ofrecer conclusiones sobre los riesgos sísmicos reales en la zona con unas mínimas garantías.
Según los cálculos realizados a partir de los estudios de diversos sismógrafos, el instituto también concluye que en esta ocasión la falla que se movió no fue la conocida como Falla de Amposta, catalogada por el Instituto Geológico y Minero con un potencial para generar seísmos de hasta 7,1 grados en la escala de Richter y con un periodo de recurrencia cada 53.000 años.
La falla de Amposta se ubica justo en el borde del almacén de gas subterráneo, ubicado a 1.700 metros de profundidad bajo el subsuelo marino, y ejerce de cerramiento natural para el mismo.
La empresa Escal UGS considera que no existe riesgo de que dicha falla se mueva y manifestó estar tranquila al concluir que fue otra falla la que se activó. Sin embargo, sigue en el aire cuáles son las dimensiones y el potencial sísmico de la falla desconocida no cartografiada, si existen otras fallas en la zona o si su activación sísmica podría tener consecuencias colaterales sobre la falla de Amposta o el sistema sísmico de esta franja costera en general. Por lo pronto, las incertidumbres son aún muchas y el Gobierno ha restringido al máximo cualquier información al respecto.
De hecho, este informe ha sido finalmente sacado a la luz únicamente después de que fuera solicitado oficialmente por el diputado de Izquierda Plural Ricardo Sixto. El Ministerio de Industria tenía la obligación legal de facilitar el documento, pero demoró su entrega hasta esta semana a pesar de que estaba fechado el 17 de diciembre de 2013.
De uno u otro modo, las conclusiones de los técnicos del Instituto Geográfico sobre avalan la hipótesis que establece una relación-causa efecto entre las inyecciones de gas del Castor y los terremotos. «Todo indica que el origen de la actual serie sísmica registrada tiene una relación directa con la inyección de gas del proyecto Castor».
Según los expertos del instituto, la sismicidad inducida en la zona de Vinaròs y el Golfo de Valencia habría sido «resultado de la actividad de inyección de gas que a su vez ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado»

De Guindos espera un informe internacional para decidir sobre el almacén de gas Castor

FUENTE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha afirmado este lunes que el Gobierno va a “primar la seguridad” en el proyecto de almacén de gas Castor en Castellón, después de conocerse el primer informe que relaciona los seísmos de 2013 en la zona con la inyección de gas en Castor, que se paralizó por estas sospechas.

En declaraciones a la prensa antes de ofrecer una conferencia sobre la Unión Bancaria en Esade, ha explicado que el Gobierno todavía está pendiente de “algún informe internacional”, pero que va a ser extremadamente prudente sobre este tema.

Según un informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) conocido este lunes, los seísmos registrados en el litoral norte de Castellón durante el verano de 2013 tienen una “relación directa” con la actividad en el almacén de gas Castor. Según este documento, esta actividad, además, ha acelerado un proceso sismotectónico de acumulación de esfuerzos que ya existía en la zona aunque no estaba caracterizada.

A finales de agosto de 2013, la inyección de gas en el almacén de gas de Castor, a unos 20 kilómetros de la costa frente a Vinaròs, coincidió con una serie de seísmos, uno de ellos de magnitud 3,5 magnitud que motivó que a mediados de septiembre, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo paralizara las actividades para comprobar si existía relación.

El Instituto Geográfico Nacional, comenzó a detectar actividad sísmica el 5 de septiembre de 2013 y se inició un seguimiento especial debido al incremento diario de la actividad. Inicialmente, la localización de los epicentros se situó en torno a la plataforma instalada para ejecutar el citado proyecto. El ministro José Manuel Soria aseguró en reiteradas ocasiones que la actividad no se reanudaría si no se podía garantizar totalmente la seguridad en la zona, algo que dependería de los informes técnicos detallados encargados el 26 de septiembre

El Instituto Geográfico Nacional establece una relación directa entre los seísmos y Castor

FUENTE

El informe del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre la actividad sísmica en el entorno del proyecto Castor concluye que existe una “relación directa” entre los más de 400 seísmos que se produjeron en septiembre de 2013 en el litoral norte de Castellón y la inyección de gas.

El estudio, además, revela la existencia de una falla en la zona hasta ahora no identificada y asegura que no se tuvo en cuenta el informe de “impacto de sismicidad inducida” para determinar la peligrosidad del proyecto Castor.

Teniendo en cuenta la peligrosidad sísmica de la zona, todo indica, según el informe, que el origen de la serie sísmica registrada tiene “una relación directa con la inyección de gas en el proyecto Castor“. Esta inyección de gas, añade, habría “acelerado el proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos”.

El informe ha sido facilitado a Efe por el diputado de IU en el Congreso Ricardo Sixto, quien ha tenido acceso al mismo tras una petición de información al Congreso en relación al informe del Instituto Geográfico Nacional sobre los seísmos en el entorno de la plataforma Castor, situada frente a las costas de Vinaròs.

IU pide el cierre definitivo de la planta

Con fecha de 10 de abril, el Congreso remitió al diputado el informe del IGN, fechado en diciembre de 2013, en el que se pone de manifiesto que existió una relación directa entre la actividad de la planta Castor y los cientos de seísmos que se produjeron en septiembre de 2013, quince de los cuales fueron percibidos por la población.

Tras conocerse las conclusiones de este informe, Sixto ha reiterado la petición de cierre definitivo de la planta, y que esta clausura “no acabe costando dinero a los ciudadanos y a los consumidores de gas”.

Para el diputado de IU, “no sólo se pone de manifiesto la relación directa entre los seísmos y el Castor, sino que debieron hacerse más informes antes de autorizar el proyecto“.

El informe del Instituto Geográfico Nacional explica que comenzó a hacer un “seguimiento especial” debido al incremento diario de la actividad sísmica en el Golfo de Valencia, a unos 20 kilómetros de la costa, frente a Vinaròs, a partir del 5 de septiembre de 2013.

El 26 de septiembre, el IGN recibió el encargo de realizar un informe sobre dicha actividad por parte del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Se disparan los seísmos y sube la intensidad

Asegura que desde 1920 hasta el 1 de junio de 2013, el número de seísmos registrados en esa zona fue de 203, con una magnitud máxima de 3,3 en la escala Richter.

En cuanto a la peligrosidad del emplazamiento de la plataforma, obtuvo un valor correspondiente al “nivel más bajo de peligrosidad sísmica a considerar en la Normativa Sismorresistente”, sin embargo, añade, “no se tuvo en cuenta el impacto de sismicidad inducida” que se debería estudiar para el caso de emplazamientos que puedan generarla.

Por otra parte, se recuerda que del total de cerca de 450 seísmos registrados en septiembre de 2013, tres de los cuales superaron la magnitud 4 en la escala Richter, una quincena fueron sentidos por la población de forma “leve o muy leve”.

En sus conclusiones el informe señala que la actividad sísmica registrada no pertenece a la de la denominada falla de Amposta, por lo que “se trataría de otra falla no cartografiada“, y aconseja que sean expertos geólogos quienes la identifiquen.

Industria espera a los expertos internacionales

El Ministerio de Industria no decidirá sobre la reapertura del almacén subterráneo de gas Castor hasta que disponga de las conclusiones de los estudios que realizan actualmente varios expertos internacionales, una información adicional al informe del IGN, según han explicado fuentes ministeriales.

Así, el departamento de José Manuel Soria, que ya era conocedor de dicho informe, resolverá el futuro del proyecto Castor, cuya actividad fue paralizada en septiembre de 2013, dando prioridad a la “seguridad” y cuando tenga la certeza de que no hay riesgos de nuevos seísmos en la zona.

La empresa gestora del almacén, Escal UGS, tiene reconocida una retribución de 1.273 millones, a los que se suman 186 millones por la inyección de gas colchón y hasta 234 millones por los costes financieros afrontados hasta que empezó a funcionar temporalmente.

Los vecinos piden responsabilidades a los políticos

Desde Ecologistas en Acción, su coordinador, Paco Segura, ha lamentado que “el pato” de los seísmos “lo van a pagar todos los españoles” porque el Gobierno deberá indemnizar a la empresa. La relación causa efecto “era algo bastante obvio” porque antes de explotar el antiguo pozo de petróleo como almacén de gas “no había” movimientos sísmicos. “Era bastante evidente”, ha añadido.

El portavoz de la Asociación de Vecinos Migjorn de Vinaròs, Sebastià Fabregat, ha recordado que antes de que se construyera la planta les aseguraron que los informes garantizaban la seguridad, y ahora “ha quedado demostrado que esto no era así”. Ha pedido a las autoridades que “asuman las responsabilidades” y los vecinos no paguen “en la factura de la luz” los efectos del “mal proceder de los políticos”.

Por su parte, el experto en riesgos naturales y vocal del Colegio de Geógrafos de España Jonathan Gómez Cantero ha afirmado que la relación causa-efecto entre los seísmos y la actividad del Castor “pone de manifiesto las carencias en la normativa ambiental española” que “expone a la población a riesgos naturales sin haberlos estudiado previamente”.

El informe del Gobierno desvela que faltaron estudios sísmicos del Castor

FUENTE

Y. CLARES / R. DANIEL 11/05/2014

Faltaron estudios previos en el proceso de concesión del proyecto Castor. Así lo determina el informe elaborado por el Instituto Geológico Minero y el Instituto Geográfico Nacional, que fue encargado por el Ministerio de Industria después de detectarse sismos de gran magnitud en el Maestrat. El documento indica que la actividad gasista “ha acelerado un proceso sísmico, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado”.

Además, considera que el origen no se halla en la falla de Amposta, como se pensaba en un principio, sino en otra diferente no cartografiada “para la que hubiera hecho falta un estudio específico para su identificación, a cargo de geólogos con experiencia en sismotectónica”. También se hace referencia a la necesidad de elaborar nuevos análisis para profundizar en esta cuestión.

Según el texto, “todo indica que el origen de la serie sísmica tiene una relación directa con la inyección de gas al proyecto Castor”. La conclusión final asegura que “la sismicidad inducida es el resultado de la actividad gasista que, a su vez, ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos ya existente en la zona”.

En este sentido, según el actual Mapa de Peligrosidad Sísmica de España, la zona en la que está situada la plataforma se corresponde “con el valor más bajo” de peligro. Aunque el mismo informe también afirma que “el impacto de sismicidad inducida no se tiene en cuenta en estos mapas”, por lo que “se debería estudiar para el caso de emplazamientos que puedan generarla”.

TERREMOTOS // Aunque la inyección de gas en el Castor se inició el pasado mes de junio, hasta el 5 de septiembre no se registró ningún seísmo. Pero entre esta fecha y el 15 de octubre se produjeron 512 movimientos, 15 de ellos sentidos y que llegaron a los 4,2 grados de magnitud en la escala de Richter. El dosier reza que “es habitual que en las series sísmicas que se producen en zonas donde la población no está acostumbrada a sentir terremotos, inicialmente se reciben muy pocas encuestas” e incluso “como en este caso, el Ayuntamiento no tenía constancia de que hubieran sido sentidos”. Según el informe, esto se debe “a que las pequeñas vibraciones, balanceos o ruidos se atribuyen al paso de un camión, a un golpe en la casa de un vecino o a problemas de salud”.

Los alcaldes de Vinaròs, Benicarló y Peñíscola mostraron a este diario su rechazo a que la planta retome su trabajo. Tras la publicación del informe, el Ministerio de Industria todavía no se ha pronunciado. H

El IGNE avala que el Castor causó los 540 terremotos en Vinaròs

FUENTE

N. Martín/j.J. Benito castelló El informe oficial del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre los seísmos de Vinaròs concluye de forma contundente que los 540 terremotos registrados fueron inducidos por la inyección de gas de la plataforma Castor y advierte que el fenómeno se desató debido a una falla hasta la fecha desconocida y no cartografiada.
Según el informe de los expertos de la Red Sísmica Nacional (RSN), la identificación de dicha falla «requerirá de una labor muy especializada de geólogos con experiencia en sismotectónica», ya que en España «es habitual que las fallas responsables de terremotos no rompan en superficie y se necesitan estudios específicos para identificarlas».
Con respecto a la mencionada falla, hasta ahora desconocida, el Instituto Geográfico sólo ha podido revelar que posee un buzamiento prácticamente vertical y que su localización podría entrañar un complejo trabajo de investigación, lo cual respalda las tesis de expertos que advertían sobre la necesidad de al menos dos años de estudios para poder ofrecer conclusiones sobre los riesgos sísmicos reales en la zona con unas mínimas garantías.
Según los cálculos realizados a partir de los estudios de diversos sismógrafos, el instituto también concluye que en esta ocasión la falla que se movió no fue la conocida como Falla de Amposta, catalogada por el Instituto Geológico y Minero con un potencial para generar seísmos de hasta 7,1 grados en la escala de Richter y con un periodo de recurrencia cada 53.000 años.
La falla de Amposta se ubica justo en el borde del almacén de gas subterráneo, ubicado a 1.700 metros de profundidad bajo el subsuelo marino, y ejerce de cerramiento natural para el mismo.
La empresa Escal UGS considera que no existe riesgo de que dicha falla se mueva y manifestó estar tranquila al concluir que fue otra falla la que se activó. Sin embargo, sigue en el aire cuáles son las dimensiones y el potencial sísmico de la falla desconocida no cartografiada, si existen otras fallas en la zona o si su activación sísmica podría tener consecuencias colaterales sobre la falla de Amposta o el sistema sísmico de esta franja costera en general. Por lo pronto, las incertidumbres son aún muchas y el Gobierno ha restringido al máximo cualquier información al respecto.
De hecho, este informe ha sido finalmente sacado a la luz únicamente después de que fuera solicitado oficialmente por el diputado de Izquierda Plural Ricardo Sixto. El Ministerio de Industria tenía la obligación legal de facilitar el documento, pero demoró su entrega hasta esta semana a pesar de que estaba fechado el 17 de diciembre de 2013.
De uno u otro modo, las conclusiones de los técnicos del Instituto Geográfico sobre avalan la hipótesis que establece una relación-causa efecto entre las inyecciones de gas del Castor y los terremotos. «Todo indica que el origen de la actual serie sísmica registrada tiene una relación directa con la inyección de gas del proyecto Castor».
Según los expertos del instituto, la sismicidad inducida en la zona de Vinaròs y el Golfo de Valencia habría sido «resultado de la actividad de inyección de gas que a su vez ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado»

FUENTE

Más de una veintena de seísmos, uno de ellos de 4,1 grados en la escala de Richter, se han registrado desde anoche en el Golfo de Valencia, en el entorno del almacén subterráneo de gas natural Castor, frente a las costas de Vinaròs (Castellón).

Según datos del Instituto Geográfico Nacional, desde las once de la noche de ayer se han producido un total de 23 seísmos en esta zona, el último de los cuales ha quedado registrado a las 05.07 de esta mañana. El más intenso se produjo sobre las once y media de la noche con una magnitud de 4,1 grados, mientras que poco después de las once se había registrado otro terremoto de 3,9 grados. El resto de seísmos han registrado una magnitud de entre 1,8 y 2,9 grados en la escala Richter, según las mismas fuentes.

El movimiento de tierra más intenso desde que comenzaron a registrarse estos terremotos relacionados con el proyecto Castor se produjo en la madrugada del martes con una magnitud de 4,2 grados, y llevó a activar el plan de riesgo sísmico de la Generalitat valenciana.
Gráfico de los últimos terremotos de más de 1,5 en la zona

El proyecto Castor, con una inversión de 1.200 millones de euros, trata de aprovechar un antiguo pozo petrolífero a 1.750 metros de profundidad bajo el nivel del mar para suministrar hasta un tercio de la demanda de gas del sistema durante 50 días, pero, al parecer, la inyección de gas ha provocado desde el pasado 13 de septiembre centenares de seísmos, la mayoría de baja intensidad.

El Ministerio de Industria ordenó el pasado 26 de septiembre el cese temporal de la actividad de extracción de gas en la planta para investigar las causas del aumento de la actividad sísmica en la zona.

Expertos geólogos han afirmado que los numerosos seísmos registrados en la costa de Castellón y Tarragona se deben a la “sismicidad inducida” por el proyecto Castor, provocada por la inyección de gas en la roca, aunque no hay consenso acerca de sus riesgos y evolución.