Tag Archives: movimientos sísmicos

Industria cree inadecuado cerrar Castor pero admite que no puede inyectar más

FUENTE

efe castelló El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, señaló ayer que no es posible saber que va a ocurrir en el futuro con el almacén submarino de gas Castor, aunque «está claro que no se puede inyectar un metro cúbico más sin saber si va a haber movimientos sísmicos».
Así lo indicó durante su intervención en el seminario «La Europa que deja la crisis», organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.
Nadal recordó que en esta plataforma se han invertido más de 1.000 millones de euros, porque el proyecto en su momento «parecía que iba a tener una importancia fundamental», y que ahora sigue siendo una instalación que podría funcionar.
El problema, indicó, es que se producen movimientos sísmicos, y los informes confirman que existe una relación causa efecto entre ambas cosas.
No obstante, «cancelarlo definitivamente no es una buena idea si en el futuro pudiera ser necesaria, pero está claro que no se puede inyectar más; hay que tomar una decisión «sensata y ponderada», dijo Nadal, teniendo siempre en cuenta que «la población de Castelló y el sur de Tarragona no puede correr riesgo».
El secretario de Estado recordó que el sistema de financiación de Castor se fijó en la pasada legislatura, y «con unas garantías que vinculan al Gobierno siguiente».
El almacenamiento de gas Castor, promovido por Escal –sociedad controlada por ACS–, tiene suspendida su actividad desde septiembre del pasado año tras registrarse cientos de pequeños seísmos en la zona.

Anuncis

CASTOR. EL ALMACÉN DE GAS PROVOCÓ LA ACTIVIDAD SÍSMICA EN UNA FALLA NO CARTOGRAFIADA Leer más: CASTOR. EL ALMACÉN DE GAS PROVOCÓ LA ACTIVIDAD SÍSMICA EN UNA FALLA NO CARTOGRAFIADA http://www.teinteresa.es/politica/ALMACEN-PROVOCO-ACTIVIDAD-SISMICA-CARTOGRAFIADA_0_1136887583.html#WaQ1pjVtxGOeGest OpenBank: SIN GASTOS NI COMISIONES. Hazte cliente, SIMPLIFICA Tu dinero siempre disponible cuando quieras

FUENTE

– El Instituto Geográfico Nacional concluye que el almacén es responsable de los movimientos sísmicos. El almacenamiento subterráneo de gas del proyecto Castor, situado frente a las costas de Castellón y Tarragona, provocó la actividad sísmica que causó alarma en septiembre de 2013 en las poblaciones de esas zonas, al afectar a una varias fallas próximas que no están cartografiadas, ya que no se trata de la falla de Amposta, según revela un informe del Instituto Geográfico Nacional.
El informe señala que, “sin perjuicio de estudios geológicos posteriores, todo indica que la sismicidad inducida es resultado de la actividad de inyección de gas que, a su vez, ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado”.
Los estudios y análisis del Instituto Geográfico Nacional sobre el epicentro de los movimientos sísmicos indican que el origen de los mismos no se encuentra en la falla de Amposta, registrada en el fichero de fallas activas del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), sino que se trataría “de otra falla, no cartografiada”.
El informe advierte de que la identificación de la falla que haya sido responsable de la sismicidad “debe ser labor muy especializada de geólogos con experiencia en sismotectónica” y añade que “en España es habitual que las fallas responsables de terremotos, no rompan en superficie y se necesitan estudios específicos para identificarlas”.
Asimismo, explica que, teniendo en cuenta la sismicidad histórica e instrumental anterior al 5 de septiembre de 2013 y la peligrosidad sísmica natural de la zona, obtenida a partir de las estructuras geológicas activas conocidas, todo indica que el origen de la actual serie sísmica registrada tiene una relación directa con el proyecto Castor.
No obstante, afirma que llega a esta conclusión “sin perjuicio de que tal valoración se confirme con estudios geológicos que se pongan en relación con las características de la inyección” de gas.
CRONOLOGÍA
Aunque la inyección de gas en la plataforma se inició en el mes de junio de 2013, hasta el 5 de septiembre no se registró ningún sismo. Entre esa fecha y el 15 de octubre se contabilizaron 512 y la magnitud máxima fue de 4.2. Quince de estos movimientos fueron sentidos por la población.
Hasta 1920, el número de sismos que aparecen en la base de datos del Instituto Geográfico Nacional es de 6, con una intensidad máxima, sentidos por la población, de V. Desde 1920 hasta el 1 de junio de 2013 el número es de 203, con una magnitud máxima de 3.3.
En el análisis de los años anteriores a 2013 las cifras que expone el informe es que en 2011 hubo 3 sismos, con una magnitud máxima en el periodo de 1.7; mientras que en 2012 hubo 7 con una magnitud máxima de 3.3. Desde el 1 de enero de 2013 hasta el 4 de septiembre de ese año no se contabilizó ninguno.

El socio canadiense de Florentino Pérez le deja solo en Castor

FUENTE

El socio canadiense de ACS, el grupo Dundee Energy, ha dejado sola a ACS en Castor, el almacén de reservas de gas que el Gobierno tiene paralizado después de los movimientos sísmicos que se produjeron en el norte de Castellón y el sur de Cataluña en otoño de 2013. Dundee Energy ha renunciado a hacerse cargo de las nuevas pérdidas en las que ha incurrido Castor y ha tenido que ser la constructora de Florentino Pérez la que cubra en solitario una nueva ampliación de 40,9 millones.

Así consta en el informe de resultados correspondiente al ejercicio de 2013 que ha hecho público el grupo canadiense y que comenta la situación del almacén gasista submarino en la costa de Castellón. Un punto de vista que coincide de pleno con el de la constructora que preside Florentino Pérez en su visión operativa, pero que deja sola a ACS desde el punto de vista contable.

En la presentación de cuentas se señala que ACS ha tenido que inyectar más fondos en Escal UGS para mantener el equilibrio patrimonial de la empresa. En concreto, una ampliación de capital que llevó a cabo esta filial. Dundee Energy explica que ACS asumió su parte de la ampliación con un préstamo subordinado por valor de 40,9 millones, pero se advierte de que los canadienses han renunciado a suscribir su parte.

En esencia, el informe señala que no hay riesgo en el almacén de Castor, que los volúmenes de gas colchón inyectado se mantienen estables y que la infraestructura gasista ha pasado con éxito todas las auditorías externas, incluidas las de costes, por lo que la puesta en marcha de esta infraestructura depende única y exclusivamente de una decisión administrativa del Gobierno español. Se atribuye la inestabilidad sísmica a una falla secundaria y se asegura que no hay mayor peligro, recordando, además, que hasta ahora los temblores de tierra que se han producido en la zona no han provocado daños significativos.

Pero, a partir de aquí, empiezan las diferencias, en un discurso en el que se apunta que el socio canadiense está marcando distancias con ACS en el polémico almacén.

Pérdidas y riesgos

En todo el informe se recalca la responsabilidad del Gobierno español en la paralización y se alerta de que, si bien el proyecto es seguro, no lo son tanto sus resultados económicos, ya que “los beneficios están sujetos a un número significativo de riesgos e incertidumbres, incluyendo pero no limitado a la conclusión de la puesta en marcha del proyecto y las incertidumbres y el calendario de los ingresos de conformidad con el régimen retributivo”.

La petrolera canadiense también ha dejado sola a ACS en la asunción de las pérdidas suplementarias que ha sufrido Escal UGS en 2013, y que Dundee Energy cifra en 34,1 millones de dólares en su parte correspondiente.

Pacto de salida

Además, este socio minoritario del proyecto explica que tiene un acuerdo para dejar el proyecto, por el cual ACS y Enagás deberían comprar su participación a los canadienses en Escal UGS “durante un período de 180 días posterior a la puesta en funcionamiento del almacén”, en términos y condiciones equivalentes al pacto que tenía ACS para vender un 33% del proyecto a Enagás. Este último pacto se ha suspendido, ya que el Gobierno ha de entregar a los promotores de Castor la licencia de puesta en marcha, pero dicho proceso está en suspenso hasta que se evalúe el riesgo sísmico.

Por último, la petrolera de Canadá señala que la emisión de bonos de 1.400 millones que se llevó a cabo a través de una sociedad luxemburguesa se hizo dejando en garantía los activos de Castor. Y que Fitch ha puesto en perspectiva negativa el rating de esta instrumental, Watercraft Capital, que sitúa en BBB+, mientras que Standard & Poors lo estima en BBB

Terremotos fruto de la actividad humana

FUENTE

Un estudio relaciona un seísmo de 5,7 en Oklahoma (Estados Unidos) con la inyección de aguas residuales, una de las técnicas que usa el polémico método del ‘fracking’

 

Madrid 27 MAR 2013 – 22:45 CET

Una casa dañada por el terremoto en Sparks (Oklahoma, EE UU) en 2011. / AP

Es sabido que la actividad humana tiene consecuencias en el subsuelo, pero pocas tan espectaculares como un terremoto. Un estudio publicado esta semana en la revista Geology ha relacionado un seísmo de magnitud 5,7 ocurrido en Oklahoma (Estados Unidos) en 2011, que dejó dos heridos, 14 casas destruidas y carreteras dañadas, con una técnica que se usa en la explotación de hidrocarburos y que consiste en inyectar en el subsuelo el agua residual del proceso. En este caso, el fluido procedía de un pozo de petróleo, pero si el estudio ha tenido impacto en medios internacionales como la BBC ha sido porque la técnica se usa también para eliminar el agua sobrante del fracking, el polémico método de extracción de gas pizarra que algunos países europeos ya han vetado y cuyos riesgos medioambientales están en discusión en otros.

Los investigadores estudiaron la relación entre la inyección en el subsuelo de fluidos residuales y el terremoto que sufrió la localidad de Prague, el de mayor intensidad en la historia del estado de Oklahoma. Tras 18 años inyectando sin incidentes los fluidos sobrantes de la extracción de petróleo en un yacimiento agotado, el 5 de noviembre de 2011 los movimientos sísmicos empezaron a asustar a los habitantes de la zona, acostumbrados hasta entonces solo a los tornados. Al día siguiente se produjo el terremoto de magnitud 5,7, “el mayor de los relacionados con la inyección de aguas residuales”, explica por correo electrónico la geofísica de la Universidad de Oklahoma Katie Keranen, autora principal del estudio.

La fractura hidráulica, o fracking, consiste en romper las rocas que albergan los hidrocarburos (gas o petróleo) mediante la inyección a alta presión de un compuesto de agua (99,5%), arena y productos químicos a gran profundidad. El aumento de los episodios sísmicos es una de las críticas habituales a este método. También lo son el riesgo de filtraciones a los acuíferos, las dudas sobre la composición de los productos químicos y el excesivo gasto de agua.

Antonio Turiel, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona, explica que, al usarse ingentes cantidades de agua, uno de los problemas del fracking es cómo eliminar los fluidos residuales. “Una parte retorna de manera natural a la superficie, pero la mayoría no”. Se puede reutilizar, construir una balsa para que se evapore, o reinyectarla en el subsuelo. Las explotaciones de Estados Unidos han optado mayoritariamente por esta solución.

“Lo que sugerimos es que los terremotos sucedieron en 2011 (y uno anterior en 2010) porque se necesitaron casi 20 años para que la presión fuera aumentando lentamente en esa zona”, explica Keranen, que considera que su estudio contribuirá a la preocupación que rodea al método de la fractura hidráulica. “Tanto el agua residual del fracking como la del caso que estudiamos tiene que ser eliminada”, dice. “En ambos casos hay riesgos sísmicos asociados. El tratamiento de los fluidos tras el fracking ha de hacerse de forma segura”, añade.

Ángel Cámara, coautor de un informe reciente del Consejo de Ingenieros de Minas sobre fractura hidráulica, considera que el caso del estudio no es extrapolable: “Se trata de agua usada en una explotación de petróleo convencional que tiene elementos mucho más agresivos que pueden hacer la roca más permeable y que se colapse produciendo el efecto de un seísmo”. Y añade: “Además, tiene que haber otros condicionantes geológicos que multipliquen el efecto de la inyección de agua, como una conjunción de fallas. Sin ellos, es difícil alcanzar una intensidad de 5,7”. Estudios muy rigurosos del terreno evitarían estos errores, añade.

“La reinyección de fluidos se da tanto en las explotaciones de petróleo como en las de gas no convencional”, dice Julio Barea, responsable de Energía en Greenpeace. “Este estudio es una evidencia más de que el fracking tiene consecuencias. Hay trabajos anteriores que también describen cómo han aumentado los seísmos en las zonas en las que se están explotando yacimientos de gas pizarra”, añade.

“La fracturación hidráulica es una técnica probada. Se ha realizado de manera segura en decenas de miles de pozos en el mundo, 300 de ellos en Europa”, aseguran en la plataforma Shale Gas España, que agrupa a las empresas interesadas en explotar los recursos mediante esta técnica. “Tras estudiar los temblores producidos en Lancashire, la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural así como la Real Academia de Ingeniería concluyeron en junio 2012 que los riesgos asociados con la técnica se conocen y pueden ser debidamente gestionados. Sobre la cuestión de la actividad sísmica en concreto afirma que si se ponen en práctica las medidas de monitoreo adecuadas (antes, durante y tras la perforación), la probabilidad de que se produzcan temblores es mínima”, añaden.