Tag Archives: Vinaròs

Desmantelar el Castor: 143 millones

FUENTE

RAMON OLIVARES RUIPÉREZ 29/06/2014

La renuncia de Escal UGS a gestionar el almacén de gas subterráneo Castor, ubicado frente a las costas de Vinaròs, abre la puerta a una posibilidad hasta ahora prácticamente insospechada, aunque largamente demandada por muchos sectores sociales: el desmantelamiento de la instalación. Esto tendría un coste de al menos 143 millones de euros, según se recoge en el Real Decreto 855/2008, aprobado el 16 de mayo de aquel año y firmado por el anterior ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián.

Esta provisión podría ser insuficiente para llevar a cabo el desmantelamiento, habida cuenta del incremento de costes que registró la construcción de la infraestructura. Esta es una hipótesis en medio de un proceso de renuncia que todavía está dando sus primeros pasos, pero en el cual el actual ministro de Energía, José Manuel Soria, ya ha reconocido que el Estado deberá pagar la indemnización.

Anuncis

El IGNE avala que el Castor causó los 540 terremotos en Vinaròs

FUENTE

N. Martín/j.J. Benito castelló El informe oficial del Instituto Geográfico Nacional (IGN) sobre los seísmos de Vinaròs concluye de forma contundente que los 540 terremotos registrados fueron inducidos por la inyección de gas de la plataforma Castor y advierte que el fenómeno se desató debido a una falla hasta la fecha desconocida y no cartografiada.
Según el informe de los expertos de la Red Sísmica Nacional (RSN), la identificación de dicha falla «requerirá de una labor muy especializada de geólogos con experiencia en sismotectónica», ya que en España «es habitual que las fallas responsables de terremotos no rompan en superficie y se necesitan estudios específicos para identificarlas».
Con respecto a la mencionada falla, hasta ahora desconocida, el Instituto Geográfico sólo ha podido revelar que posee un buzamiento prácticamente vertical y que su localización podría entrañar un complejo trabajo de investigación, lo cual respalda las tesis de expertos que advertían sobre la necesidad de al menos dos años de estudios para poder ofrecer conclusiones sobre los riesgos sísmicos reales en la zona con unas mínimas garantías.
Según los cálculos realizados a partir de los estudios de diversos sismógrafos, el instituto también concluye que en esta ocasión la falla que se movió no fue la conocida como Falla de Amposta, catalogada por el Instituto Geológico y Minero con un potencial para generar seísmos de hasta 7,1 grados en la escala de Richter y con un periodo de recurrencia cada 53.000 años.
La falla de Amposta se ubica justo en el borde del almacén de gas subterráneo, ubicado a 1.700 metros de profundidad bajo el subsuelo marino, y ejerce de cerramiento natural para el mismo.
La empresa Escal UGS considera que no existe riesgo de que dicha falla se mueva y manifestó estar tranquila al concluir que fue otra falla la que se activó. Sin embargo, sigue en el aire cuáles son las dimensiones y el potencial sísmico de la falla desconocida no cartografiada, si existen otras fallas en la zona o si su activación sísmica podría tener consecuencias colaterales sobre la falla de Amposta o el sistema sísmico de esta franja costera en general. Por lo pronto, las incertidumbres son aún muchas y el Gobierno ha restringido al máximo cualquier información al respecto.
De hecho, este informe ha sido finalmente sacado a la luz únicamente después de que fuera solicitado oficialmente por el diputado de Izquierda Plural Ricardo Sixto. El Ministerio de Industria tenía la obligación legal de facilitar el documento, pero demoró su entrega hasta esta semana a pesar de que estaba fechado el 17 de diciembre de 2013.
De uno u otro modo, las conclusiones de los técnicos del Instituto Geográfico sobre avalan la hipótesis que establece una relación-causa efecto entre las inyecciones de gas del Castor y los terremotos. «Todo indica que el origen de la actual serie sísmica registrada tiene una relación directa con la inyección de gas del proyecto Castor».
Según los expertos del instituto, la sismicidad inducida en la zona de Vinaròs y el Golfo de Valencia habría sido «resultado de la actividad de inyección de gas que a su vez ha acelerado un proceso sismotectónico con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona, y que no estaba previamente caracterizado»

La construcción de la planta de gas costará 900 millones de euros

FUENTE

           500 vehículos procedentes de Alcanar colapsan en Vinaròs la N-340

E. BAS- E.FONOLLOSA-J.J.BENITO              

El proyecto de la planta terrestre de gas que se quiere construir en el término municipal de Vinaròs va tomando forma. La empresa Escal-UGS ya ha confirmado que tiene previsto invertir 900 millones de euros en la construcción de este particular almacén y en la puesta en marcha de las futuras infraestructuras.

Una cantidad que se expuso durante la reunión informativa en la que estuvieron varios gerentes de la firma; el alcalde de Vinaròs, Jordi Romeu; y un representante político de los cada uno de los tres partidos que forman la Diputación –Luis Tena (PP), Enric Escuder (PSOE) y Mª Gracia Molés (Bloc)–. Alcaldes y diputados han coincidido en apuntar que estos 900 millones de euros van a ayudar a revitalizar industrialmente toda la comarca. En este sentido, Romeu y Escuder han añadido que “no se puede obviar la inversión que supondrá el gasoducto, que va a crear centenares de puestos de trabajo directos e indirectos”. El socialista insistió en que Vinaròs y los pueblos circundantes “pueden aprovechar esta instalación para pedir compensaciones en forma de infraestructuras, como nuevas carreteras”. El alcalde quiso reiterar la importancia de buscar el consenso entre los afectados “a la hora de concretar de manera definitiva la localización de la planta terrestre”. Romeu ha recordado que fue su equipo de gobierno el que propuso al Ministerio de Industria una zona del término municipal, situada a unos tres kilómetros de los núcleos urbanos más cercanos, como posible ubicación del almacén de gas. En cuanto a los gastos extra que pudiera suponer para la empresa Escal-UGS el cambio de ubicación, debido a que los proyectos están redactados según el emplazamiento inicial, Romeu señaló: “Suponemos que el Gobierno central no tendrá ningún inconveniente en asumir el coste”. Otra cuestión que podría cambiar es el aspecto externo de la planta “para que tuviera un menor impacto visual”.

IMPACTO

El primer edil vinarocense también dijo que con Escal también se trató la cuestión del control medioambiental y seguridad, “por parte de la empresa no hay ningún problema de que se haga un control y el seguimiento de lo que es una instalación de este tipo” apuntó Romeu. Así las cosas, en la reunión celebrada en el Ayuntamiento se hizo referencia a proyectos de otras ciudades europeas donde se reduce el impacto visual de plantas; por ejemplo las chimeneas de la de Vinaròs tendrían mucha menos altura que los 50 metros anunciados en principio, pues se podrán rebajar las 20 ó 21 metros. Romeu explicó que en la reunión se dejó patente que este proyecto es beneficioso para la economía general de la comarca y provincia, y en especial del sector azulejero, mientras que Escuder remarcaba la fuerte inversión que supondrá la planta y la creación de un buen número de puestos de trabajos.

MARXA LENTA

La carretera nacional 340 entre Vinaròs y Sant Carles de la Ràpita sufrió persistentes retenciones, ante el transcurrir de una marcha lenta protagonizada por más de medio millar de vehículos procedentes de Alcanar, que de este modo protestaban por la instalación de una planta de gas del proyecto Castor en el término de Vinaròs. A pesar del anuncio del cambio de ubicación de la planta terrestre, que estaría más alejada del casco urbano de Alcanar de lo anunciado en principio, la Plataforma en Defensa de les Terres del Sénia volvió a movilizar masivamente a los vecinos alcanarenses. La marcha lenta no solamente dificultó la circulación hasta Santa Carles de la Rápita a donde se acudió después de llegar a Vinaròs y cambiar de sentido en la rotonda partida que enlaza con la N-232. Contrariamente a lo sucedido en Vinaròs, la marcha sí que penetró por las calles de Sant Carles. La circulación a pesar de sufrir retenciones, tan solo en algunos momentos llegó a quedar completamente parada. La guardia civil reguló los puntos más complicados como en la citada propia rotonda partida. De Alcanar se salió pasadas las diez de la mañana y el regreso no se produjo hasta alrededor de la una del mediodía. Como punto final, se dio lectura a un manifiesto en el que se expresaba la oposición al proyecto.

La gran caravana tardó más de veinte minutos en pasar por la rotonda partida, tras lo cual tomó dirección de Sant Carles. No se produjo ningún incidente destacable. Algunos vehículos lucían carteles y pancartas mostrando su oposición al proyecto. Se ondearon algunas pancartas independentistas, al contrario de lo sucedido en la primera manifestación, cuando no apareció ninguna, por indicación de la propia organización. Los cláxones sonaron con frecuencia al pasar por zonas pobladas. Entre los participantes, estaba el alcalde de Alcanar Alfons Montserrat (ERC).

l portavoz de la Plataforma Joan Ferrando, además de destacar el éxito de esta convocatoria, consideraba que es necesario continuar haciendo presión, a pesar de que desde el Ministerio de Industria y el Ayuntamiento de Vinaròs han asegurado que la planta de tratamiento terrestre no irá a los terrenos previstos, a sólo a 1,5 kilómetros del núcleo de Alcanar. «Todavía no hay un nuevo emplazamiento oficial y, en todo caso, también hace falta reflexionar sobre la idoneidad del almacén submarino de gas», además la postura del Ayuntamiento de Vinaròs ha sido cambiante…” consideraba el portavoz Joan Ferrando. «Hasta que no digan cuál es el otro emplazamiento no pararemos las movilizaciones», dijo. De hecho, por las fachadas de Alcanar ya empiezan a colgar pancartas contra la planta de gas En la primera manifestación, el pasado 2 de septiembre, la Plataforma consiguió reunir unas 5.000 personas.

Vea más información en TV3  y 3×4.INFO, además de nuestra sección ALTRES POBLES.

El alcalde dice que la empresa ha elegido la finca para el gas

FUENTE

EMMA BAS N. MARTÍNEZ 16/10/2007

Eel alcalde de Vinaròs, Jordi Romeu, indicó ayer, en cuanto al emplazamiento de la planta terrestre de gas del proyecto Castor, que “existe constancia de que la empresa ya tiene la finca elegida delimitada, pero no ha empezado aún la compra de terrenos ni se ha dado a conocer con exactitud para evitar la especulación”. Sí insistió en que será equidistante a cualquier población, respetando la distancia suficiente para evitar cualquier tipo de impacto negativo.

Por otro lado, manifestó que no tiene previsto asistir al encuentro en Tortosa donde hay prevista hoy una comparecencia pública del secretario de Estado de Energía, Ignacio Nieto. Romeu indicó que no tenía conocimiento de que se fuera a tratar algún aspecto de la gasificadora que, en cualquier caso, ratificó que se ubicará en Vinaròs.

Por su parte, la plataforma en defensa de les Terres del Sénia sí reiterará hoy su oposición a la instalación de una planta de gas en el término municipal de Vinaròs pues, según indicaron, el representante del Gobierno central explicará las principales características de la instalación. Desde la plataforma, han mostrado su extrañeza porque la comparecencia se produzca en Tortosa y no en Vinaròs –donde está previsto que se construya la planta– y ya han anunciado su postura. “Nos dirigiremos a él y le diremos que este proyecto puede hipotecar el futuro del Maestrat y el Montsià”, declaró Joan Ferrando, uno de los portavoces de esta agrupación.

Desde el colectivo, reiteraron su “decepción” por la actitud que ha tomado el consistorio ante el proyecto. Para Ferrando, “cuando el pleno aprobó por unanimidad su oposición a la planta, tuvimos confianza en que se negarían a la instalación, pero ahora vemos que era solo una cuestión de ubicación y que, cambiando el emplazamiento inicial, el ayuntamiento sí que está dispuesto a albergarla”.

Quien sí estará en Vinaròs será el director general de Escal UGS –compañía responsable de la instalación gasística–, Recaredo del Potro, que mañana prevé presentar el proyecto en un acto público que tendrá lugar en unos conocidos salones de la localidad.

También estará presente el director general de Proyectos, Luis Carmona, quien explicará las características del almacén subterráneo de gas, Proyecto Castor, y atenderá cualquier consulta o duda que surja al respecto.

El almacenamiento de gas de Vinaròs será el segundo de mayor capacidad de España

FUENTE

La costa de Castellón acogerá una reserva de gas similar a la de Repsol en Bermeo
DÍDAC BELLÉS/ CASTELLÓN

El almacenamiento submarino de gas frente al litoral de Vinaròs y Alcanar será la cuarto reserva de gas de estas características en España y el depósito de más capacidad tras el yacimiento Gaviota, propiedad de la empresa Repsol YPF y situado frente a las costas de Bermeo (Vizcaya), que tiene una capacidad de almacenamiento 2.481 millones de m³.

El denominado proyecto Castor que promueve la filial europea de la multinacional Eurogas, con sede en Calgary (Canadá), tendrá una capacidad de almacenamiento de 1.300 millones de m³, según prevé la última revisión de la Planificación de Redes de Transporte de Energía del Ministerio de Industria para el período 2006-2011.

De momento, el proyecto, que está en fase de exposición pública hasta el próximo lunes día 27, espera la autorización ministerial para poder poner en funcionamiento el que será el segundo depósito almacenamiento submarino de gas de España y el primero de estas características en el litoral mediterráneo.

Los municipios afectados por la construcción de las instalaciones de la planta serían principalmente las localidades de Alcanar y Vinaròs, ya que ésta se ubicaría a apenas 1,5 kilómetros del casco del municipio tarraconense y a 1,6 de zonas turísticas consolidadas de Vinaròs.

Por ello, el rechazo vecinal no se ha hecho esperar con la creación de la Plataforma Ciutadana en defensa de les Terres del Sénia para oponerse al proyecto de almacenamiento de gas que, por ahora, sigue en período de alegaciones. La Diputación de Castellón, el Bloc de Vinaròs y el Ayuntamiento de Alcanar figuran entre los opositores al proyecto.

Ajustar la oferta y la demanda
El objetivo de los depósitos subterráneos de gas, según fuentes de la empresa Enagás, el gestor técnico del sistema gasista y encargada de las gestión de tres almacenamiento de estas características, es “ajustar la oferta a la demanda y hacer frente a las puntas de consumo, motivadas por variaciones estacionales, interrupciones en el suministro, etcétera”. “El gas, en estos casos, se almacena en el subsuelo aprovechando antiguos yacimientos o se inyecta en acuíferos profundos o en cavidades generadas en formaciones salinas”, indican las mismas fuentes.

La empresa Enagás gestiona actualmente dos almacenamientos subterráneos: el de Serrablo y el de Gaviota, ambos antiguos yacimientos de gas natural ya agotados, y recibió a finales de julio la autorización administrativa del Ministerio de Industria para la explotación del almacenamiento subterráneo de gas natural de Yela, en el término municipal de Brihuega (Guadalajara).

La empresa Enagás invertirá más de 400 millones de euros para el desarrollo de la explotación, que asciende a 184 millones de euros, a lo que habría que sumar la inversión en gas colchón (no extraíble) así como las conexiones del almacenamiento con el sistema gasista. Este nuevo almacenamiento subterráneo tendrá un volumen operativo de 1.050 millones de m³ y estará a una profundidad de 2.300 metros.

El Gobierno hará un almacén estratégico de gas en un viejo pozo de petróleo en Vinaròs

 

FUENTE

DE LEVANTE (JOSÉ SIERRA)                             

El consorcio canadiense Eurogas iniciará a partir del próximo mes de noviembre los últimos trabajos previos a la ejecución del «proyecto Castor», que pretende convertir un antiguo pozo petrolífero de Amposta, frente al delta del Ebro y a unos 20 kilómetros del litoral castellonense, en el mayor almacén artificial de gas natural de España.

El gas almacenado en el depósito subterráneo que dejó la extracción del petróleo será reconducido después para su consumo en España a través de un gasoducto marino y una instalación industrial situada en Vinaròs. Se estima que la inversión necesaria para el desarrollo de este proyecto es de unos 350 millones de dólares (290 millones de euros), según fuentes de la empresa Eurogas, que descubrió en 1995 el potencial que tenía el yacimiento como almacén de gas. El proyecto denominado Castor tiene el propósito de convertir la cavidad subterránea que contenía el petróleo en un almacenamiento de gas natural aprovechando el sellado natural que ofrecen las calizas que protegen el yacimiento. Para su explotación comercial se requerirá las construcción de infraestructuras en el mar y también en tierra, donde es necesario construir una planta de compresión y preparación del gas natural que con toda probabilidad se hará finalmente en el término municipal de Vinaròs, el punto costero más próximo al yacimiento Amposta.

Pese a la discreción con la que se ha gestado todo el proyecto, el Ministerio de Industria aprieta para acortar los plazos y una parte de las actuaciones está saliendo a la luz. Jordi Romeu, primer teniente de alcalde de Vinaròs, admitió que el ayuntamiento castellonense ya ha recibido el proyecto en su apartado terrestre. «De momento -afirmó- está siendo elaborado por los técnicos municipales sin que exista todavía una decisión sobre el sentido, favorable o no, de esos informes», aseguró el edil, según informa Juanjo Benito. En noviembre está previsto que se aceleren todos los trabajos previos mientras el consorcio canadiense busca financiación y última el proyecto técnico. Momentáneamente la sede de las operaciones de la empresa, que tiene oficina en Madrid, ha sido establecida en San Carlos de la Rápita, desde donde se prevé que partan dos buques diarios para el suministro de los materiales. Las empresas de ingeniería internacional Amec de Londres y Tri Ocean Natchiq completarán el diseño del proyecto de construcción mientras Eurogas perfora de nuevo la superficie que protege el pozo con un buque semisumergible.

OBRA URGENTE

El crecimiento constante del consumo de gas natural -entre Cataluña y Valencia se proyectan 9 centrales eléctricas abastecidas por este combustible-, la creciente dependencia de España respecto a este combustible, y el riesgo a que se pueda producir un desabastecimiento como consecuencia de una punta de demanda invernal o un conflicto internacional- ahora mismo, en Europa crece la preocupación por la incertidumbre generada en Ucrania, por donde pasan todos los gaseoductos que abastecen a centroeuropa- ha incrementado la necesidad de que España disponga del suficiente gas almacenado para cubrir cualquier contingencia. La ley española obliga a disponer de una reserva de seguridad equivalente a 35 días de consumo. Y el consumo no para de crecer

El yacimiento petrolífero denominado «Amposta» entró en servicio en el año 1975 y produjo 56 millones de barriles de petroleo sobre unas estimaciones iniciales de casi 100 millones que provocaron grandes expectativas en una época de crisis energética y en un país, España, carente de petróleo. El pozo, perforado desde una plataforma situada a 60 metros de altura sobre el fondo marino, fue explotado por la multinacional Shell antes de ser abandonado en 1989, coincidiendo con una época de bajos precios para el petróleo. La simulación realizada por la empresa canadiense Eurogas considera que todavía es posible extraer del pozo unos 15 millones de barriles aprovechando la coyuntura actual de elevados precios del petróleo y empujados también por la necesidad de incrementar la capacidad del depósito. Sin embargo, la cifra definitiva de las reservas disponibles no se conocerá hasta que la compañía acabe las prospecciones que tiene previsto comenzar en unos días y que alcanzarán, según las previsiones, unos 2.000 metros de profundidad.

Lea la información completa en Levante, http://www.levante-emv.com/

-El alcalde de Vinaròs, Javier Balada, desmentía en la Cope que vaya a construirse un almacén estratégico de gas en el litoral de la localidad, tal y como publicaba Levante. Según Balada, de lo único que tiene petición el consistorio es de la solicitud de utilización de unos pozos petrolíferos ya existentes. El alcalde admitía que “el primer sorprendido al leer la noticia he sido yo” y añadía que “vamos a estudiar muy bien en qué consiste la petición realizada por esta empresa y qué posibilidades hay de que se realice la instalación”.

El litoral de Vinaròs echa chispas

FUENTE

Después del puerto de Castellón, cuyo Ayuntamiento dio el visto bueno a la planta de biodiésel en la dársena sur, Vinaròs se ha convertido en el gran polo de atracción de los proyectos energéticos más ambiciosos de la provincia, e incluso de la Comunitat y del país, de cara al futuro. Se trata del depósito de gas subterráneo en el antiguo yacimiento petrolífero Castor, con la planta de distribución en tierra que lleva aparejada, y del parque eólico marino. Ambos tienen su principal emplazamiento en el mar, frente a la costa de Vinaròs. Y ambos han generado una sonora contestación social y política en la comarca del Baix Maestrat y en la vecina del Montsià tarraconense, en gran medida, alentada por los titubeos y cambios de postura del Gobierno central.

El proyecto Castor es el que está más cerca de convertirse en una realidad. Hace pocas fechas el grupo empresarial de Florentino Pérez, ACS, confirmó su liderazgo en la composición empresarial de la iniciativa. El Gobierno, los expertos y el sector cerámico castellonense coinciden en que se trata de un proyecto necesario y casi imprescindible para atender la creciente demanda de gas en Castellón, la Comunitat y España.

El almacén subterráneo de gas natural, cuya entrada en funcionamiento está prevista a finales de 2010 con una inversión de más de 1.200 millones de euros, se convertirá en la instalación de estas características de mayor capacidad de la Península Ibérica y tendrá un carácter estratégico, ya que podría suministrar hasta un tercio de la demanda diaria actual del sistema durante 50 días.

El proyecto también contempla una planta de distribución de gas para conectar con el gasoducto. Pero el Ministerio de Industria todavía no ha concretado su ubicación, después de que la intención inicial de instalarla junto a la costa generara la oposición de todos los ayuntamientos de la comarca.

El pasado septiembre la primera manifestación celebrada en contra del proyecto de planta en tierra congregó a más de 5.000 personas. Como consecuencia de las movilizaciones y las iniciativas políticas el departamento de Joan Clos accedió a que su ubicación sea en el interior y alejada de núcleos urbanos. Pero las voces contrarias aún no han sido acalladas.

El proyecto Castor llegaba a la comarca después de haberse calmado las aguas tras la propuesta de parque eólico marino por parte de Capital Energy, que preveía la instalación de 128 aerogeneradores a 2,5 millas del litoral de Vinaròs. Después de largos meses de protestas, en 2005 fue desestimado por el Ministerio de Medio Ambiente y los pescadores, ayuntamientos y plataformas contrarias creían haber ganado la partida.

Sin embargo, el Gobierno ha admitido ahora, como avanzó este periódico la semana pasada, que el parque eólico marino puede reactivarse después del Real Decreto aprobado el julio para regular estas instalaciones, que la costa de Vinaròs reúne las condiciones idóneas y que, de hecho, hay cinco empresas que han presentado un plan para desarrollarlo. Y los pescadores y el Ayuntamiento están que echa chispas otra vez…